Kim Kardashian y Taylor Swift: 11 años de lucha en las redes. Ni el coronavirus consigue una tregua

Todo comenzó en 2009. En un principio, la guerra era entre Taylor Swift y Kanye West, pero en 2016 irrumpió en escena una Kim Kardashian en su versión más dura para unirse al rapero y hacer frente común contra la cantante. En medio de la crisis sanitaria mundial, Taylor ha pedido que todos nos concentremos en aunar fuerzas, pero su ‘enemiga’ no parece estar por la labor de darle una tregua, ni siquiera ante esta situación…

Hace tan solo unos días, se filtraba una presunta llamada entre Taylor y Kanye. Una conversación en la que ella llevaría la conversación en ese conflicto generado por una canción del rapero en la que, presuntamente, se dirigiría a ella llamándola ‘perra’. “En lugar de responder a todos aquellos que preguntan cómo me siento debido a la filtración del vídeo que prueba que yo siempre dije la verdad sobre aquella llamada (sí, la que fue ilegalmente grabada, editada y manipulada por cierta persona para hacerme vivir un infierno a mí y a mi familia durante cuatro años) prefiero que deslicen la pantalla para que chequen lo que realmente importa”, se manifestada Taylor.

La respuesta de Kim ha sido muy contundente y a través de su Twitter. “Taylor Swift ha optado por reactivar un viejo conflicto, que en este momento se siente muy egoísta dado el sufrimiento al que se enfrentan millones de víctimas reales (debido al COVID – 19). No sentí la necesidad de comentar hace unos días, y en realidad estoy realmente avergonzada de hacerlo en este momento, pero debido a que ella continúa hablando sobre eso, siento que no tengo más remedio que responder porque ella realmente está mintiendo”, comienza.

Y como con un solo tuit no le llegaba, necesitaba varios más. “Para ser claros, el único problema que tuve con respecto a la situación fue que Taylor mintió a través de su publicista declarando que ‘Kanye nunca llamó para pedir permiso’. Ellos hablaron claramente, así que les dejé ver eso. Nadie negó que la palabra ‘perra’ fuera usada sin su permiso. En el momento en el que hablaron la canción aún no se había escrito completamente, pero como todos pueden ver en el vídeo, ella manipuló la verdad de su conversación real en su declaración cuando su equipo dijo que ella ‘declinó y le advirtió sobre el lanzamiento de una canción con un mensaje misógino tan fuerte’. La mentira nunca fue sobre la palabra ‘perra’, siempre fue si había una llamada o no y el tono de la conversación.

“Nunca edité el vídeo (otra mentira): solo publiqué algunos clips en Snapchat para hacer mi punto y el video completo que se filtró recientemente no cambia la narrativa”, añade antes de hacer una última puntualización: “Para finalizar, Kanye como artista tiene todo el derecho de documentar su viaje y proceso musical, tal como ella lo hizo recientemente a través de su documental. Kanye ha documentado la fabricación de todos sus álbumes para su archivo personal, sin embargo, nunca ha lanzado ninguno para el consumo público y la llamada entre los dos habría permanecido en privado o se habría ido a la basura si ella no hubiera mentido forzándome así a defenderlo”.

Fuente: Leer Artículo Completo