La gran boda italiana de Elettra Lamborghini

Lo suyo nunca ha sido la discreción. Y aunque parece que para Elettra Lamborghini han quedado atrás los tiempos de saltar de un reality a otro y protagonizar portadas dando declaraciones, su boda no podía ser una celebración con mesura y contención. Tenía que ser un evento por todo lo alto.

El pasado fin de semana, la joven italiana, de 26 años, contrajo matrimonio en el norte de Italia con el DJ holandés Nick van de Wall, más conocido como Afrojack. Las restricciones sanitarias obligan a no superar el máximo de 100 invitados, pero eso fue lo único en lo que la pareja puso un límite.

La celebración tuvo lugar en Villa Balbiano, un palacio del siglo XVII situado en el idílico Lago di Como, uno de los rincones preferidos por las grandes fortunas en Italia, muy acorde al gusto de la millonaria familia de la novia.

Elettra se quedó sin poder ampliar la lista de invitados, pero no escatimó en vestidos. Hasta tres llegó a lucir durante su gran día: el primero, para llegar al atar del brazo de su padre, Tonino Lamborghini, diseñado por Galia Lahav; el segundo, de Zuhair Murad, con mangas y encaje y un tercero, quizás el más llamativo, con una abertura lateral en la pierna que dejaba ver incluso la cadera.

Decenas de centros florales decoraban los rincones del palacio, hubo fuegos artificiales y contaron con la cantante Giusy Ferreri –conocida por participar en el Factor X italiano y a quien llaman la nueva Nina Simone–, que dio el do de pecho junto a Elettra, para amenizar la velada. No faltó un detalle para la pareja, que había anunciado su compromiso el pasado mes de diciembre, un año después de haber empezado su relación.

Dos años de amor

Sobre cómo se enamoraron, no han contado demasiados detalles a la prensa. Puede ser que sea la pasión de ambos por la música lo que les ha unido. De hecho fue en unos premios musicales cuando aparecieron juntos por primera vez. Sobre la alfombra roja de los MTV Awards celebrados en Bilbao en noviembre de 2018 escenificaron un amor que ella se encargó de confirmar después en las redes sociales.

“Le deseo a todo el mundo que encuentre a alguien como él”, decía Elettra el día que dio a conocer su noviazgo

“Le deseo a todo el mundo que encuentre a alguien como él, que te haga sonreír y hacer sentir como una princesa todos los días. Eres muy especial”, escribía junto a una foto de ambos.

Un año después, utilizaba la misma vía para anunciar su compromiso. “Mi mejor amigo Afrojack me pidió que me casara con él hace dos días. Es la persona más dulce y cariñosa que he conocido en mi vida, y el único hombre al que realmente puedo llamar hombre todos los días”, escribía.

“Pienso en lo afortunada que soy por haber encontrado a alguien con un gran corazón como el suyo, que todavía cree en la familia y es muy similar a mí. La gente dice que cuando es la persona adecuada, lo sientes. Yo lo sentí desde el principio, esto es para toda la vida”. Y con ese pensamiento, contrajo matrimonio el pasado 26 de septiembre, y de ello dejó constancia de nuevo en las redes, donde mostró las primeras imágenes de su enlace.

Un pasado mediático

Elettra se muestra convencida de la nueva dirección en su vida. Se ha olvidado de los posados en las revistas, donde contaba detalles de su intimidad y se declaraba bisexual. Hasta ha dejado los ‘realities’. Y eso que la televisión le han reportado pingües beneficios –una minucia en comparación con la fortuna familiar– y una fama casi mundial.

Porque Elettra, nieta de Ferruccio Lamborghini, el fundador del imperio automovilístico, se dio a conocer gracias a la televisión. Primero fue Supershore, un programa que se emitió en su país de origen, España y Latinoamérica, entre otros rincones del mundo. De ahí saltaría de un reality a otro, hasta llegar a la quinta edición de ‘GH Vip’ en nuestro país, donde quedó cuarta.

Hace un tiempo decía a los medios que no tenía demasiadas ganas de seguir por ahí, porque ahora lo suyo es cantar. Y no le va mal, ya que lleva cerca de una veintena de canciones y tan solo el úlitmo de sus temas, ‘Musica (E Il Resto Scompare)’, lleva cerca de 50 millones de reproducciones en YouTube. Con esa canción aspiraba a hacerse con el Festival de San Remo, pero no fue posible porque no logró colarse en los primeros puestos.

Pero ella lo intenta. La música es ahora su vida y la pasión que comparte con su ya marido, un hombre que, a sus 33 años, es más que conocido dentro de los círculos de la música electrónica y que acaba de convertirse en miembro de facto de una de las familias más famosas de Italia.

Fuente: Leer Artículo Completo