La Reina Sofía, destrozada tras el fallecimiento de su primo Pablo Bandram

En pleno confinamiento a causa del COVID-19, la reina Sofía recibe un duro golpe. Su primo hermano, Pablo Brandam, con quien tenía muy buena relación, fallecía este pasado 9 de mayo en Londres a los 72 años de edad. Sin embargo, no fue hasta ayer cuando la casa real de Grecia hizo públicas las informaciones. Junto a su familia, la reina pasa el confinamiento de la mejor manera posible.

Muerte de Pablo Bradam, primo hermano del rey Constantio, la reina Sofía y la princesa Irene de Grecia. Pablo era hijo de la princesa Catalina de Grecia, Lady Brandam, hermana del rey Alejandro, el rey Jorge II, el rey Pablo I de Grecia (padre de la reina emérita), la reina madre Helena de Rumanía e Irene, duquesa de Aosta”, era el comunicado que daba desde la casa real.

Esta trágica noticia ha sido un duro golpe para la reina, ya que la relación que mantenía con él era muy estrecha y especial. Aunque vivían lejos, la reina viajaba habitualmente a Londres y a Grecia para visitarles y pasar tiempo con sus seres más queridos.

A sus 81 años, y con el riesgo que eso implica en la situación actual,la reina está confinada en la Zarzuela junto a su hermana Irene, con la que tiene una estrecha relación. Pendientes de la salud de todos sus familiares tanto dentro como fuera de España, la reina y su hermana se apoyan en este trágico momento, y esperan poder recuperar su ajetreada agenda pronto y poder viajar para visitar a sus familiares.

Fuente: Leer Artículo Completo