La revisión del testamento de Paquirri, la realidad sobre Cantora y otros bombazos de la exclusiva de Kiko Rivera que destroza a su madre

Y nos lo queríamos perder… Jamás hubiésemos imaginado que su pequeño del alma iba a atacar sin piedad a su madre. Isabel Pantoja, seguramente, tampoco podía hacerse una idea de cuánto podría levantarse en armas un Kiko Rivera que tiene más que claro que piensa llegar hasta el fondo de la verdad de la herencia de su padre, Paquirri. Un asunto por el que sus hermanos, Fran y Cayetano, llevan pelenado (sin éxito alguno), más de 20 años.

Ayer, con un contundente mensaje en Instagram, el ‘DJ’ ya dejaba caer que estábamos en víspera de un tsunami. “El niño no es tonto. El niño ha sido bueno y ahora ha despertado. Buenas noches familia”, eran las palabras que servían de preludio a la entrevista que ofrece este miércoles en la revosta ‘Lecturas’.

https://www.instagram.com/p/CHGZSMXH29J/

Un poco después, esta misma mañana, junto a una imagen con Mila Ximénez, dejaba claro que hoy vería la luz ese reportaje, pero hacía un par de acotaciones, para no ser malinterpretado: “Mañana sale un reportaje que yo no quería hacer… pero me gustaría que Mila dijera lo que yo dije después de que ella hablase con mi madre públicamente para que la gente entienda un poco más”.

“Señores yo no soy el malo de esta peliícula lamentable. Solo soy alguien a quien la persona que más idolatraba me ha fallado de una manera irreparable engañándome toda la vida. Aun así yo no hice esto público ya que yo no fui hablar de ella y si de mis intimidades de las cuales soy dueño. Esa llamada no vino a cuento y las llamadas a terceros ya ni te cuento. Solo es para que lo sepáis porque a muchos de vosotros lo que vais a leer os va a impactar. Un abrazo y que tengáis un bonito día”, termina al lado de esa foto.

https://www.instagram.com/p/CHINlL2n5U5/

Este post parece una respuesta a la nota aclaratoia que anoche, antes de irse a la cama, Ximénez exponía en su cuenta de Instagram. Posicionándose, de manera contundente, del lado del hijo: “Sé que tienes hoy una tristeza enorme. Pero voy a intentar que la gente te escuche. Yo sé en el abismo que estás. Pero si conseguimos que tu madre se suelte de las manos que la atan y te abrace cómo ella sabe, todo volverá a construirse”.

Las palabras que traerán cola

Una vez hechas las introducciones pertinentes, merced a esos mensajes que hemos leído desde ayer en las redes sociales, entremos en esas palabras en la mencionada publicación y que tienen a la Pantoja destrozada. Porque el cruce de reproches ya dura un par de semanas. Y no, no es la depresión de Kiko lo que le quita el sueño a la artista, sino que este quiera vender Cantora y saber hasta el último detalle de la verdad de la herencia de su padre.

Yo no soy el malo de esta peliícula lamentable”

Las dos declaraciones con las que chocamos en esa portada hablan de ello y son más que reveladoras. Por una parte, acusa a su madre, de una manera sutil, de haberle engañado: “Yo no cedí Cantora a mi madre a sabiendas. Firmé lo que ella me pidió“. Porque, tal y como su hermano Fran recordaba hacer unos días, hasta donde sabemos, Kiko era dueño de más de la mitad de una finca de la que su madre no se quiere desprender de ninguna de las maneras.

Además, Kiko dice olerse “lo peor” sobre las argucias que se habría inventado su madre para ocultar información relevante sobre el testamento de su padre. Por eso, ha pedido a sus abogados que se revise. Algo de lo que, de descubrirse que no se ha contado toda la verdad hasta la fecha, pueden salir muy beneficiados, también, sus hermanos. Y que puede llevar a su madre, de nuevo, ante la Justicia.

Pero, ¿qué es lo que ha provocado esta guerra sin cuartel? En la misma entrevista pone sobre la mesa un comentario de lo más doloroso que le dedicó su madre, cuando se pensaba que nadie le escuchaba, y que tras llegar a sus oídos ha provocado que dé el paso de abrir la caja de Pandora: “Que no se le olvide a esta gente que aquí la única Pantoja que hay es mi hija! ¡Ni mi hijo es Pantoja! Es Rivera“. Y como Rivera que es, quiere saber toda la verdad sobre el legado de su padre.

Hasta tal punto está rota la relación, que el artista es tajante también a la hora de explicar por qué ha dejado de ir a Cantora a visitar a su familia: “No voy a Cantora por el bien de mi salud y por el bien de mis hijas“. ¿A qué se refiere? Sobre todo, cuando habla de sus hijas… No podemos contestar, pero sí intuir que ese desánimo que le llevó a sentarse en el ‘Deluxe’ viene de estos vientos que soplan con virulencia desde la finca gaditana que se ha convertido en el escollo entre una madre y un hijo que, hasta hace unas semanas, mataban el uno por el otro.

Fuente: Leer Artículo Completo