Lara Dibildos: ‘‘Salvo que aparezca una persona que me vuelva loca de amor, estoy fenomenal sola”

Una rutina que se ha visto alterada debido al Covid-19. Me reúno con ella en un lugar muy especial, La Fábrica de hielo, una tienda de antigüedades donde poder hablar rodeadas de bellas obras de arte.

Lara, si tuviera enfrente al ministro de Cultura, ¿qué le diría?

Que no entiendo cómo nos tienen tan abandonados, éstos, los otros y los de más allá. Tengo la sensación de que para los políticos de este país las gentes de la cultura no son importantes.

Algo que no ocurre en Francia.

Cultura es todo: educación, literatura, teatro, cine, pintura, música, arquitectura… Sin cultura no sabríamos lo que ha ocurrido en el mundo desde sus orígenes. A la cultura hay que darle la misma importancia que a las empresas del IBEX, porque genera dinero y lo es todo en la vida.

¿Deberían unirse para quitarse el estigma de que viven de las subvenciones?

Te puedo asegurar que ahora que voy a producir nuestros proyectos teatrales con dos socios más, he metido ahí todos mis ahorros y ellos los suyos, y nos está costando sudor y lágrimas salir adelante.

¿Qué balance hace del verano?

Ha sido muy diferente a otros porque para mí va asociado a Marbella, donde lo paso con mis hijos y desde donde voy y vengo a las ciudades donde actuamos, ya que en estos meses hay muchos teatros al aire libre. Este verano no he podido trabajar. La parte buena es que podido disfrutar de mis hijos 24 horas al día, pero…

El virus les ha obligado a suspendermuchas funciones.

En mi caso tuvimos que anular muchas que teníamos contratadas para representar ‘El contador del amor’, una comedia en la que llevo trabajando un montón de años, así como ‘Las telarañas’, de Agatha Cristhie, que acabábamos de estrenar. Contratos que están en un cajón.

¿Los artistas no han podido acogerse a los ERTE?

No, porque hay una serie de requisitos que no todos cumplen, lo que les crea una situación crítica.

Siendo como son los teatros y cines los lugares más seguros.

Por eso hay que explicarle muy bien a la gente que tiene que superar el miedo a ir al teatro, porque son lugares seguros.

¿De qué están viviendo los artistas si no trabajan?

Yo gracias a Dios tengo otro trabajo, una productora donde continuamos con las películas de mi padre. No nos da para vivir muy bien, pero al menos tengo un colchón. El panorama es muy negro.

Toca reinventarse, ¿no es así?

En esta vida no podemos dejar de intentarlo. Durante el confinamiento yo me puse a escribir porque tengo dos hijos, y no me puedo quedar parada.

¿Qué hace que no hiciera habitualmente?

Cocinar, porque hay que ver lo que comen los niños, sobre todo el mayor. Ya soy una experta en cocina y en ordenar armarios.

“Durante el confinamiento he cocinado mucho, hay que ver lo que comen los niños”

Dice que escribe mucho, ¿sobre qué?

Puse en orden un montón de ideas, vivencias, en las que mezclo ficción con realidad. Historias personales, unas para mí y otras para esas chicas que han estado afectadas por el problema de tiroides y que les pueden resultar útiles. He querido desdramatizar, utilizando el sentido del humor, pero sin ocultar los momentos duros de una realidad que yo he vivido.

¿Le ha costado recordar su lucha contra el cáncer?

Me ha ocurrido algo curioso. Recordando cosas del pasado, después de veinte años de haber sufrido el cáncer de tiroides, de repente me imagino que debido a los nervios y a la situación que hemos vivido, tenía el tiroides totalmente descontrolado. Ha sido un tsunami general.

¿Ya está bien?

He tenido que ir al endocrino, porque se me habían disparado todas las hormonas tiroideas, estoy descontrolada pero bien. Soy propensa a las taquicardias, por eso hay cosas que no debo hacer como submarinismo, es por lo que me han cambiado las pastillas, que tengo que tomar diariamente. También debo tener orden en las comidas, y en general en todo, porque me viene muy bien.

A las enfermedades no hay que perderles el respeto.

Sobre todo si lo has vivido en primera persona como yo. De ahí, que me pregunten tanto sobre este tema en las redes.

¿Qué consejos les da?

Que no podemos dejar de vivir, aunque sí con muchas precauciones, más en estos momentos.

¿A qué sabe el miedo?

Si te digo la verdad, quien más me ha preocupado en estos meses es mi madre pues aunque está estupenda, el confinamiento cada una lo hemos pasado en su casa para evitar contagios: para ella, lo peor era no poder besar a sus nietos.

¿La gente mayor asume con otro talante el sufrimiento?

Son los que más saben de la vida. Ella fue la primera que me dijo que tenía que comprar mascarillas, y cuando le decía que era una exagerada, se reía porque ya había comprado un montón de guantes y mascarillas.

¿Entiende a quienes se niegan a usarlas?

Cómo los voy a entender con la cantidad de gente que ha fallecido. Todos conocemos a alguien que lo ha sufrido, algunos sin enterarse, y otros que lo han pasado fatal. Con esa realidad no puedo entender que inviten a la gente a no ponerse mascarillas.

¿Por qué su madre no ha querido escribir su biografía?

Mi padre se lo pidió en numerosas ocasiones, después se lo pedí yo, la última vez hace bien poco, pero no ha habido manera porque mi madre cuando dice que no, es no. Entiendo que no le apetezca escribir pero hoy coges a una persona para que te grabe lo que le vas contando y después para que le dé forma, ni siquiera así quiere hacerlo.

He leído que su padre se fue con la tristeza de no ver su biografía publicada.

Mi padre le decía: tú dime lo que quieres que ponga y lo escribo yo, pero no, de haberlo hecho habrían acabado fatal.

¿Le gustó ‘Lazos de Sangre’?

Mucho y lloré no sabes cuánto. Fíjate, al principio me dio pena que no me invitaran al debate, sobre todo porque se dijeron algunas cosas que yo podría haber aclarado. Después me alegré.

¿Qué le emocionó más?

Todo, pero ver a mi padre, escuchar su voz, me puso los pelos de punta, y sobre todo ver a mi madre la gran comunicadora que era.

Era muy moderna.

El mérito de mi madre es que era muy natural ante la cámara, no era impostada: era Laurita, y en su forma de vestir era muy actual, el traje que llevó a Eurovisión era una joya. Siempre se lo digo, tú aunque te pongas una bolsa en la cabeza estarás elegante, guapa, única.

¿Qué le hubiera gustado aclarar en el debate?

Cuando Jesús Mariñas dijo que a mi madre le ha quedado la espinita de ser segundona en el cine, ya que nunca había sido protagonista.

¿No es cierto?

No, creo que no está bien informado, a mi madre lo que le gustaba era la televisión, y si hizo cine fue porque tenía una familia que sacar adelante y en ese momento no hacía televisión. Mi padre la contrató para hacer trece películas ya que entonces se hacían contratos muy largos. Quién los pillara ahora.

¿De qué película guarda mejor recuerdo?

De ‘Españolas en París’, lo pasó muy bien, quizá porque era la última que iba a rodar antes de volver a la televisión. Fue el momento de dejar atrás una profesión que no le gustaba.

¿Añora la fama, los premios?

De la televisión sí, del cine, no. Recuerdo el día que me dijo: Lara, esto se ha acabado, a partir de hoy sólo soy madre y abuela. Yo diría que es mejor abuela que madre porque cuando yo nací estaba en la plenitud de su carrera.

A la mayoría de las madres que trabajan les apena no estar más con sus hijos.

Es la razón por la que cuando dijo que lo dejaba, no hubo vuelta atrás.

¿Guarda trajes de aquella época?

Yo tengo muchos y ella también, algunos de Alta Costura pero otros son low cost, aunque los luce con el mismo estilo.

En eso consiste la elegancia.

Tienes razón.

Fran, su hijo mayor, es un gran deportista.

Qué te voy a decir yo que soy su madre, tengo muy buena relación con él,el tiempo que estuvo en Estados Unidos hablábamos a través de videollamadas, qué gran invento, y ahora igual.

Y si…nos atrevemos a hacer cosas que siempre quisimos y nunca nos atrevimos?…Dale una vuelta…😉💃😊 🌟 #madrid #luzdeatardecer #dandoleunavueltaalavida #sueños #ilusiones #sepuede #lovemyjob #rizosindomables #dreamscometrue #energy #zen #justdoit #vamoss💪💪

A post shared byLara Dibildos (@dibildos_official) on

¿Y Álvaro?

No sabes cómo cocina, durante el confinamiento es el que cocinaba, pero duró tanto que nos dio tiempo de ver series, jugar a baloncesto, y a ellos con la playstation el tiempo que les marcaba.

¿A qué le gustaría que se dedicara Álvaro?

Le diré lo que me dijeron a mí: elije lo que quieras pero lo que hagas te lo tienes que currar trabajando mucho y sin parar.

Ha sabido llevar su carrera sin escándalos.

Sabes qué pasa, Rosa, cuando yo decido dedicarme al teatro hice lo que me recomendaron mis padres: prepararme, estudiar, tomármelo en serio, porque hubiera sido muy fácil dejarme llevar por la fama, pero creo que tomé la mejor decisión, la más difícil pero también la más gratificante para mí y para mis padres.

¿Drama o comedia?

He hecho de todo, y tanto el drama como la comedia tienen su punto bonito. La comedia es difícilísima de hacer pero he tenido grandes maestros, también es cierto que cuando en el drama conectas con el personaje que interpretas, es tan satisfactorio que no tiene precio.

¿El cine se le esta resistiendo o no le ha llegado su oportunidad?

Yo siempre me preguntaba: no me van a llamar nunca, aunque sólo sea una vez para probar. Me llamaron, una película con Micky Molina, que me ayudó muchísimo, pero aún no se ha estrenado.

¿Cómo anda de amores?

Te lo digo de verdad, estoy fenomenal así, sin nadie, salvo que aparezca una persona que me vuelva loca de amor, y entonces sí, mientras tanto me da pereza sólo pensarlo. Tengo la suerte de tener grandes amigos, divertidos, y además tengo trabajo, dos hijos maravillosos, y tengo a mi madre, no necesito más.

Tiene dos hijos, fruto de dos relaciones distintas.

Dos hijos que son lo mejor que me ha pasado en la vida, porque me he dado cuenta que las chicas jóvenes ahora tienen muy complicado encontrar el momento de ser madres, porque laboralmente es difícil y porque las relaciones no duran como antes. En eso tuve suerte, los dos llegaron cuando tenían que llegar.

¿Cómo consiguió separarse de los padres de sus hijos sin dramas?

Lo importante para nosotros fue que los hijos tenían que permanecer al margen de cualquier problema que tuviéramos, y eso lo hemos conseguido. De hecho, los dos, Fran y Álvaro, lo han vivido como algo natural. Sólo en una ocasión Álvaro me dijo que había estado en casa de un amigo y los padres vivían juntos.

¿Qué le contestó?

Que nosotros nos llevábamos divinamente bien pero que cada uno vivía en su casa. Por eso lo lleva con normalidad.

¿Escassi es mejor amigo que pareja?

Ja, ja, ja. Yo creo que le pillé en el peor momento como pareja porque estaba como los caballos desbocados, era más joven, nada que ver a como es ahora, porque ha madurado muchísimo, y espero que encuentre la estabilidad.

¿A su lado o por separado?

A mí lo que me importa es que es un gran padre para mi hijo, y que mi hijo nos ve como una gran familia.

Debería patentar el método de cómo llevarse bien con los ex.

También ha habido momentos malos, lo que ocurre es que cuando los ha habido no los hemos pregonado, pero el tiempo lo cura todo. Fran hijo acaba de cumplir 22 años, y su padre tiene su vida, su mujer, dos niños, y yo le deseo toda la felicidad.

Álvaro es más pequeño.

Tiene 13 años y es la razón por la que debo tener mas comunicación con su padre. Me estoy dando cuenta de que con los años Álvaro es más maduro y un gran padre.

¿A quién se parece de los dos?

A su padre, son iguales, por eso sé que va a ser feliz, porque son personas que buscan lo positivo de la vida. Y te digo una cosa, si a mí me pasa algo bueno o malo, no llamo a mi madre, llamo a Álvaro y él a mí. Ahora que he estado con mis problemas de tiroides ha estado pendiente de mí en todo momento.

Vuelta a “PASAPALABRA” @antena3com Ya tenía ganas!! #antena3 #pasapalabra #concurso #actress #lovemyjob #ganas #pasalacabra #energy #zen #justdoit #vamoss💪💪

A post shared byLara Dibildos (@dibildos_official) on

¿Quién es Lara Dibildos?

Nació en Madrid el 23 de septiembre de 1971. Es hija de la actriz y presentadora Laura Valenzuela y del productor de cine José Luis Dibildos.

Trayectoria: Inició su actividad profesional en 1996, de la mano de su madre en ‘Mañanas de Primera’, en TVE. Años después lo haría en ‘Día a día’ con María Teresa Campos. En 2011 ficha como colaboradora de Inés Ballester en 13 TV.

Como actriz ha trabajado en varias obras: ‘La tía de Carlos’, ‘Pato a la naranja’, ‘Vidas privadas’, ‘Usted tiene ojos de mujer fatal’, ‘El médico a palos’, ‘Testigo de cargo’ y ‘Diez negritos’, ambas de Agatha Christie.

Como actriz principal ha protagonizado ‘El Contador del amor’, con la que ha recorrido toda España, y ‘Las telarañas’, también de Agatha Christie.

Una luchadora: Siendo muy joven le diagnosticaron un cáncer que logró superar.

Familia: En 1998 se casó con el ex jugador de baloncesto Fran Murcia con el que tiene un hijo, Francisco. Tras su separación comenzó una relación con el jinete Álvaro Muñoz Escassi, con el que mantiene una muy buena relación y con quien tiene otro hijo, Álvaro.

La foto favorita de Lara Dibildos

“Esta foto pertenece a la obra ‘La habitación de Verónica’, en la que trabajé con Antonio Albella, donde yo interpretaba un personaje que era un bombón”.

Prepárate para el otoño

Cortefiel

69,99 € 39,99 €

COMPRAR

Cortefiel

59,99 €29,99 €

COMPRAR

El Corte Inglés

79,99 €55,99 €

COMPRAR

El Corte Inglés

9,95 €

COMPRAR

VKK

32,95 €

COMPRAR

Satin Naturel

18,97 €

COMPRAR

Florence

19,99 € 12,99 €

COMPRAR

Ardes

37,92 €

COMPRAR

Fuente: Leer Artículo Completo