Los príncipes Guillermo y Harry muy emocionados rinden homenaje a su madre

La relación entre los príncipes Guillermo y Harry parece que se había enfriado tras la salida de Harry y su esposa de la Casa Real Británica. Después de la tormenta siempre llega la calma y los hermanos se han juntado de nuevo. Esta reunión ha sido por algo que mueve a los dos, y es que este 1 de julio Diana de Gales hubiera cumplido 60 años. Los príncipes han dejado a un lado sus diferencias para inaugurar juntos la estatua de bronce en su honor en los jardines de Kensington, junto a la que fuera su residencia oficial.

El 31 de agosto de 1997, Diana de Gales perdía la vida en un trágico accidente. Es una pérdida que sus hijos no repararán nunca y no hay día que pase que no se acuerden del gran amor de sus vida. “Hoy, en el que habría sido el 60º cumpleaños de nuestra madre, recordamos su amor, fuerza y carácter, cualidades que hacían de ella un torrente de bondad alrededor del mundo, cambiando incontables vidas de la gente”, han dicho Guillermo y Harry en una declaración conjunta.

“Cada día deseamos que estuviera todavía con nosotros y esperamos que esta estatua se vea siempre como un símbolo de su vida y su legado”, añadían los príncipes.

La ceremonia ha sido privada y los príncipes han estado acompañados de las hermanas y el hermano de Diana, además del escultor Ian Rank-Broadley y del paisajista Pip Morrison. Al acto no han acudido ni el Príncipe Carlos ni las respectivas esposas de los príncipes, Meghan Markle y Kate Middleton. Y casi que mejor, así han alejado el acto del circo mediático que generalmente acompaña la vida de la realeza inglesa.

Fuente: Leer Artículo Completo