Melania Trump y su discurso en la Convención Nacional Republicana: Donald Trump le encomienda a la primera dama ponerle corazón a su mandato

Melania Trump sabía que todas las miradas estaban puestas en ella.Los republicanos han celebrado su convención nacional para apoyar la candidatura de Donald Trump a presidente en las elecciones de noviembre de 2020, y a la primera dama le tocaba suavizar el tono e intentar conectar con ‘el corazón de América‘. También aguantar las comparaciones -en parte injustas, en parte lógicas- con Michelle Obama y su discurso en la convención demócrata. Mientras esta última habló en plata, Melania optó por lo emocional.

La falta total de empatía de Donald Trump y su simpatía hacia los supremacistas blancos fueron algunos de los ataques de Michelle Obama al actual presidente de Estados Unidos. Melania Trump parece haber querido con su discurso compensar las faltas de su marido.

“Mi marido no parará hasta que haya una vacuna para todos. Donald no descansará hasta que haya una cura para esta pandemia”, aseguraba la ex modelo, en una de las pocas alusiones al coronavirus de la convención. También quiso acordarse de todos los afectados por la pandemia, que ha azotado de manera brutal al país: “No estáis solos”, dijo mientras se dirigía a una audiencia sin mascarilla sentada sin distancia de seguridad en uno de los jardines de la Casa Blanca.

‘Castro Couture’: las bromas sobre el outfit de Melania Trump

Como Michelle Obama (aunque esta vez sin plagiar), también quiso aludir al problema racial de Estados Unidos. Mientras la ex primera dama hacía referencia a la patente división del país, lady Trump apeló al socorrido ‘mirar hacia delante‘ en lo que a racismo se refiere: “Es una cruda realidad que no estamos orgullosos de partes de nuestra historia. Los animo a que se concentren en el futuro sin dejar de aprender del pasado”.

“También le pido a la gente que detenga la violencia y los saqueos que se realizan en nombre de la justicia, y que nunca hagan suposiciones basadas en el color de la piel de una persona”, pidió la primera dama, que no quiso dejar de mencionar que Estados Unidos sigue siendo la tierra de las oportunidades: “Como primera dama he visto hacerse realidad el sueño americano una y otra vez”.

No pasó desapercibido el vestuario que la esposa de Donald Trump decidió lucir para este discurso. Un traje de falda y chaqueta color verde militar de Alexander McQueen que, por supuesto, provocó comentarios en redes sociales. “Lista para expedir cartillas de racionamiento” o “Castro Couture” fueron algunas de las bromas que suscitó su outfit.

Fuente: Leer Artículo Completo