Penélope Cruz envuelve su noche más especial en un Alta Costura de Chanel

La buena relación entre Penélope Cruz y la casa de moda Chanel es sabida por todos. En el año 2.008 la actriz se convirtió en embajadora de la firma y desde entonces hemos podido verle en multitud de actos públicos vestida de la firma francesa e incluso desfilando sobre la pasarela rindiendo homenaje a Karl Lagerfeld en la presentación de la última colección que el propio káiser diseñó.

Pero el acto más reciente donde Penélope se ha dejado ver junto a a firma ha sido el Festival de cine de San Sebastián, que ayer en la penúltima jornada de su 67ª edición, galardonó a la actriz española con el Premio Donostia, el galardón más honorífico del Festival que rinde culto a su trayectoria e implicación profesional en el mundo cinematográfico.

Al recoger el premio que Bono, cantante de U2 y amigo de la actriz, le entregó en mano, Penélope lució una silueta de la colección de Alta costura Otoño-invierno 2019/2020. Se trata de un impresionante diseño de tafetán blanco con enagua de altura hasta los tobillos y drapeado asimétrico en el hombro. La falda del vestido, decorada con 32 botones joyas, tiene además una apertura lateral que deja ver una enagua de tul blanco recubierto de plumas rosas y blancas por la Maison Lemarié, perteneciente a los Métiers d’art de Chanel.

La esencia de la firma francesa se respira en cada una de las costuras del vestido, pero como la propia Penélope afirmó, la identidad de la nueva directora creativa de la marca, Virginie Viard, está visible en el mismo: “Me ha encantado la primera colección Alta Costura de Virginie Viard. Llevaba el sello de Chanel, se podían ver en todas las siluetas de la colección los códigos y la historia de Chanel. Pero al mismo tiempo le ha añadido un toque de modernidad, su propia personalidad, se podía sentir esto en cada uno de los looks del desfile. Me ha encantado toda la colección, pero este vestido era probablemente mi favorito, no solo por su magnífico diseño, sino también porque es muy cinematográfico, con un toque de los años 50 y un lado rock, moderno, con ese cinturón de cuero negro y las plumas“.

Con 540 horas de trabajo de taller para la confección de esta pieza, Chanel se corona una vez más en las alfombras rojas más importantes del mundo del séptimo arte y acompaña a la actriz española más reconocida a nivel internacional honrando, desde su propio país, toda una vida de dedicación a este sector: “Este premio es muy importante para mí ya que se otorga durante un festival de cine en mi país, y quería un vestido especial, y enseguida supe que era el vestido perfecto para la ocasión”.

Pero además de estas palabras sobre el vestido, cuando la actriz se subió al escenario para recoger el premio, conmovió al público consiguiendo su ovación con un emotivo discurso en el que no le quedó nada por mencionar. Usó su aparición pública para recordar a las víctimas de la violencia machista y para concienciar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente justo en el día donde las capitales más importantes salieron a las calles a protestar por el planeta, pero además la actriz también dedicó su tiempo a agradecer el apoyo a quiénes la acompañaron en el camino: a los primeros directores que confiaron en ella, a sus padres, a sus hijos y, por supuesto, a su marido Javier Bardem. “Al compañero de viaje más maravilloso que se puede tener. Él también estaba en mis sueños y está aquí conmigo”, dijo.

Premiada en los Óscars de 2.009, con tres Goya a sus espaldas, un premio de interpretación femenina en Cannes en 2.006, un César en 2.008 y otros muchos galardones, ahora Penélope suma un nuevo mérito a su currículum y no sólo se corona como la segunda actriz española en recibir el Premio Donostia sino que también puede presumir de ser la más joven en hacerlo.

Fuente: Leer Artículo Completo