Carmen Borrego toca fondo y toma una drástica decisión a nivel profesional (y personal)

¿Se arrepiente Carmen Borrego de ese día que decidió cruzar la complicada línea de pasar de detrás a delante de las cámaras? Hasta ahora, la veíamos encantada en ese papel protagónico. Como colaboradora, con su puesto fijo en Mediaset, pero también concediendo entrevistas a su revista de cabecera más miércoles de los recomendables para poder llevar un vida medianamente tranquila.

Lo está pagando. Los últimos meses han sido complicados, en cuanto a exposición, para su familia. Y ella ha dado la cara por su madre, en medio de esa guerra con Jorge Javier Vázquez por el trato durante su entrevista en el ‘Deluxe’, llevándose varios golpes directos. Unos vaivenes que no le han favorecido para nada a nivel de imagen y que, tal y como ha explicado este fin de semana, le están empezando a pasar factura a nivel de salud.

Y cuando eso ocurre, hay que echar mano del freno y tirar con fuerza. Parar en seco. Sobre todo, porque durante la última semana se ha convertido en la diana en la que Kiko Hernández ha lanzado todos sus dardos en la última semana en ‘Sálvame’. Quizás porque, ahora que ha acercado posturas con Terelu Campos, necesitaba otro objetivo. Ya saben: el espectáculo, en todos los platós de Fuencarral, debe continuar…

Este domingo, ate Emma García, Carmen se desahogaba. “No esto bien“. Con esas tres palabras llenas de emoción hasta provocar que le vibrase la voz, eran el preludio de lo que iba a anunciar en ‘Viva la vida’: que da un paso atrás dentro de ese ‘boom’ mediático que comenzó cuando se entregó en cuerpo y alma al ‘reality’ familiar, entrado de lleno a formar parte del ‘show business’.

Al menos, no va a entrar al trapo de las provocaciones que le lleguen desde otros programas. Seguirá en ‘Viva la vida’ como colaboradora, analizando los temas que crea conveniente la dirección del espacio, pero sin comentar absolutamente nada de las afrentas que se le lancen. Ya sea Kiko o cualquier otro compañero de cadena.

No voy a hablar por mi salud mental”

“No voy a hablar por mi salud mental, por mis hijos, por mi familia… Necesito que esto no siga. Lo que quiero es la paz”, comenzaba Borrego, dejando clara su postura de ahora en adelante. “No me voy a poner a ese nivel. Me duele. La gente que me quiere no se merece esto, yo jamás lo habría hecho”, añadía tras haber confesado que no ve ‘Sálvame’ porque lo que se dice de ella, de su hermana o de su madre, le hace daño. Así que se ha agarrado a ese “ojos que no ven, corazón que no siente”.

“A mí lo que me importa es lo que piensa mi madre. Mi madre me ha pedido que me mantenga al margen. Trabajo todas las semanas, viene a mi casa, voy a su casa… es una relación absolutamente normal de madre e hija”, remataba Carmen, a quien, tal y como reveló hace unos meses su hermana, Terelu, le afectan mucho más las críticas que a ella. A pesar de esa fachada rocosa que pudiera invitar a pensar lo contrario.

Fuente: Leer Artículo Completo