Carmen Lomana se relaja en la playa tras solucionar los problemas de su casa de Marbella

  • Carmen Lomana y su falda ‘pop-art’ más original.
  • La socialitè ha desvelado en nuestros #encuentrosdiezminutos cómo fue su primer beso y por qué no ha tenido descendencia.

    Carmen Lomana no se ha saltado el confinamiento para darse el primer chapuzón de la temporada. La colaboradora televisiva ha tenido que viajar a la Costa del Sol por una urgencia: unas filtraciones en el tejado de su casa de Marbella estaban inundando la propiedad y nadie, además de ella misma, tenía llaves para acceder a su casa. “He estado sin venir muchos meses y las lluvias que entraban por la tejas estaban dañando el interior. Fue un viaje de urgencia. Al morir mi empleada de Covid, que era la que tenía las llaves de casa, pues no había nadie que pudiera venir y solucionarlo”, aclaró Carmen a ‘El Español’, indignada con quienes afirmaban que se había saltado el confinamiento porque ella ha pasado todo el estado de alarma en Madrid.

    Carmen aprovechó un descanso en las tareas de rehabilitación de su residencia veraniega para visitar una de las playas de la localidad malagueña y relajarse al sol, distrayéndose un poco de los problemas por los que había viajado a Marbella. La socialitè estaba estupenda con un bikini amarillo y escarpines a juego.

    No descuidó nada de su look, luciendo una original gargantilla de conchas.

    Carmen dio algún chapuzón y paseó pensativa por la playa pero no se separó de su teléfono móvil, por si tenía que volver a la casa.

    La escritora, triunfa con su tercer libro ‘Cuestión de actitud’, ha aclarado que volverá a Madrid cuando se solucione el problema en su casa. “Yo no he venido de vacaciones, vendré más adelante. Quiero apostillar que vine porque esta necesitad imperante”, comentó.


    Fuente: Leer Artículo Completo