"Coge las cosas de papá y dáselas a sus hijos": el ultimátum de Kiko Rivera a Isabel Pantoja

Kiko Rivera (todo lo que ha ganado con esta guerra, en términos económicos) está dispuesto a perdonar a su madre (aunque tendrá que pasar mucho tiempo), pero jamás olvidará todo lo que, según su testimonio, le ha engañado desde que falleció su padre, Paquirri (así apoya su versión Julián Muñoz), hace más de tres décadas. En estos momentos, con todas las cartas sobre la mesa, parece evidente que ha decidido refugiarse en la familia paterna y apoyarse en sus hermanos, Fran y Cayetano, con quien no siempre ha tenido una relación buena.

El DJ llamó ayer a ‘Viva la vida’. Su mujer, colaboradora del programa, estaba pasando un al trago. Él, que siempre ha puesto en valor el papel de Irene Rosales en su vida, quiso salir a dar la cara por ella ante la angustia en medio de la que se encontraba. Le fue muy claro a Sandra Barneda (está sustituyendo a Emma García, que ha dado positivo por Covid) cuando esta le preguntó cómo estaba: “Decepcionado y dolido”.

Aunque yo tenga un problema contigo, tus nietos no tienen la culpa”

kiko

Ya que estaba y que las comunicaciones directas con Isabel Pantoja son inexistentes, aprovechó la oportunidad que le brindaba estar de nuevo en televisión, aunque en la distancia, para dirigirse a su madre: “Te recuerdo que tienes tres nietos y aunque yo tenga un problema contigo ellos no tienen la culpa. Se van a hacer mayores y te estás perdiendo todo”. Kiko ya ha manifestado en alguna de esas declaraciones que ha realizado en estas semanas de enredo, que su papel como abuela, deja mucho que desear.

Explicaba que la única que tiene el poder de que la maquinaria de las verdades que Kiko está ofreciendo y que la están destrozando cese, es que ella dé la cara. Que solo ella puede ponerle freno. “Si este teléfono suena y me da explicaciones públicamente, se para“, sentenciaba con rotundidad el hijo de la tonadillera, por quien su círculo cercano está muy preocupado por su salud.

“Es muy orgullosa pero a veces hay que tragárselo y por salud debería hacerlo”, aconsejaba Kiko, añadiendo que no se arrepiente de haber abierto esta guerra y de haberlo hecho ante los ojos y los oídos de España entera. “Sé lo que hago, tengo 36 años y llevo bastante tiempo dándole vueltas“, era más que sincero con el hecho de estar seguro de que esta era la única manera que tenía de intentar conseguir lo que por legado es suyo.

Antes de colgar, Kiko lanzaba un ultimátum a su madre, rompiendo una lanza a favor de sus hermanos: “Coge las cosas de papá y dáselas a sus hijos. ¡Hazlo! Te vas a sentir mejor contigo misma“. La pelota para poder acercar posturas, no cabe duda, está en el tejado de Isabel. Ella no parece estar por la labor de recular. Tampoco en condiciones anímicas para tomar una decisión en estos momentos.

Fuente: Leer Artículo Completo