"El ‘black friday’ es una pesadilla para el mundo de la artesanía"

El pasado lunes, 25 de noviembre, Madrid acogió el congreso: ‘La Artesanía Contemporánea a Debate’, evento organizado por FUNDESARTE, fundación pública del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ministerio de Cultura y Deporte. Contó con la colaboración de ‘Fabrics for freedom’, fundación impulsada por la diseñadora Sybilla, creada para proteger algunos oficios que, hoy en día, se van perdiendo.

Hay pocas cosas que representen más la cultura, la tradición y la identidad de un pueblo que su artesanía. Es hora de poner en valor una expresión, que va más allá de la manualidad o del souvenir. La artesanía también puede y debe ir ligada a términos como: diseño, creatividad, calidad, prestigio, vanguardia…

Charlamos con algunos de los asistentes y ponentes de este encuentro.

Enrique Loewe (presidente de honor de la Fundación LOEWE) A veces se ha hablado de artesanía en el sentido de mercadillo medieval. Es hora de poner en valor este término en España, porque en Irlanda, Dinamarca, Suecia… ya llevan tiempo haciéndolo. En algunas cosas solemos llegar un poco tarde. España ha sido un país con una gran cultura y tradición, pero un poco pobre en consumo y en apertura al mundo moderno.

Simoneta Gómez-Acebo, directora de comunicación de Cartier Aquí estamos acostumbrados a una artesanía más folclórica. Es hora de subir un poco el nivel.

Tomás Alía, arquitecto y diseñador España es uno de los mejores países en cuanto a tradición de oficios artesanos. Aquí hay una riqueza en valor, en diferencia, en capacidad manual, en estética, debido a la mezcla de culturas decorativas que han ido dejando su impronta con cantidad de elementos hechos a mano, que definen nuestras señas de identidad. Hoy estamos intentando, a través de este congreso, analizar hacia dónde se dirige la artesanía, quiénes somos, dónde estamos y cuáles son los objetivos por alcanzar. Repito: estamos en uno de esos países donde la diferencia y la riqueza son impresionantes. ¿Qué hace falta ahora? protección gubernamental y objetivos claros para acercar a diseñadores y altos artesanos, que son los maestros de la excelencia, para ser capaces de crear una pieza, una segunda piel. Así conseguiremos objetos absolutamente contemporáneos.

Hoy Corazón ¿Y eso es fácil?, porque en este mundo del ‘low cost’, del ‘usar y tirar’, debe ser complicado hacer campaña a favor de la artesanía, de la pieza hecha a mano, de lo exclusivo…

T. A. Ahora se habla mucho de lo sostenible, de lo ecológico y no hay nada más ecológico y sostenible que la artesanía, porque reciclan, recogen elementos de la naturaleza, que utilizan de una manera consciente. Ese mensaje puede llegar a democratizar el diseño y hacer de ello algo más asequible.

Teresa Sapey, arquitecta e interiorista La artesanía es nuestra tradición, pero no significa que tenga que ser caro, ni que tenga que durar siempre. Se transmite de persona a persona. No es algo que pueda aprenderse a través de los libros. Las reglas de juego solo se transmiten de maestro a alumno. Hubo un período, con la revolución industrial, en que se pensó que el artesano podía convertirse en un empleado industrializado, sin darnos cuenta de que el hombre es imperfecto, a diferencia de las máquinas. La imperfección hace que cada objeto sea distinto, único y que su mano refleje su humor, su cabeza y su personalidad de ese día.

H. C. ¿Tiene que cambiar o está cambiando el modelo de consumo?

T. A. Está cambiando y hay que seguir haciéndolo. Y conseguir que la gente vaya teniendo conciencia.

S. G. El mundo chino, el ‘macroconsumismo’ nos ha matado. El black friday es una pesadilla. Para el mundo de la artesanía, el concepto black friday es demoledor.

T. A. Sí, porque es consumir por consumir. No es un consumo responsable.

H. C. Muchos se preguntarán si es tan delicada la situación de la artesanía que necesita una Fundación que la proteja, pero lo cierto es que, en la actualidad, es una tendencia en Europa. Como ejemplos: la Fundación Michelangelo en Suiza, la Fundación Bettencourt Schueller de LÓréal en Francia o la Fundación Cologni dei Mestieri d´Arte en Italia…

E. L. La cultura necesita fundaciones, si no, ¿qué sería de ella? Y no olvidemos que la artesanía, la moda y sus derivados son cultura. Por eso creamos, hace ya 30 años, la Fundación Loewe.

T. S. Hay que proteger la artesanía. Perderla es perder nuestro ADN, es despreciar el pasado y no tener un futuro.

S. G. El cine, por ejemplo, no es frágil y está súper financiado, igual que la moda. La artesanía no, y es nuestro patrimonio más auténtico.

T. A. El cine, la moda, el vino…

S. G. Bueno, a mí el vino me gusta… (risas) Si se pueden financiar otros aspectos del arte, ¿por qué no este, que empieza, precisamente con ‘arte’?

T. A. Lo dice su definición: arte sano.

S. G. La palabra está denostada porque se ha tratado como una industria y no lo es, es cultura. No es un objeto de museo para admirar. Todo lo artesano es de uso diario y hay que tocarlo y gastarlo… Hay que integrarlo en tu vida, es funcional.

El ‘Black Friday’ es una pesadilla para el mundo de la artesanía”

Simoneta gómez-Acebo

H. C. Comentaba Sybilla que las generaciones jóvenes no han sido educadas para valorar la artesanía, por eso el relevo generacional se ha convertido en un problema. Muchos oficios se han perdido por eso…

T. A. Se evitaría invirtiendo en el apoyo a los maestros artesanos.

S. G. He estado con la Fundación Michelangelo en Japón y a sus maestros artesanos los llaman «los tesoros vivientes». Y los tratan como tales. Tienen sus escuelas, sus aprendices. No tienen que ser 700 personas, con tener a 5 y que lo puedan transmitir, es suficiente.

H. C. Hablando de la Fundación Michelangelo, hay un gran evento internacional llamado Homo Faber, organizado por esta Fundación, que tiene como objetivo promocionar y fomentar la continuidad de los oficios y cuidar el patrimonio cultural a través de la tradición artesanal…

S. G. A mí siempre me ha encantado el mundo de la artesanía, pero no para dedicarme a ello profesionalmente. Después de 30 años en Cartier, buscaba un proyecto nuevo. Los creadores de la Fundación Michelangelo han colaborado con el grupo Richemont, al que pertenece Cartier. Cuando me dieron la oportunidad de conocer Homo Faber tengo que decirte que me quedé pasmada. Fue una experiencia increíble ver tantas demostraciones de excelencia en un mismo lugar. Inmediatamente pensé: «¿qué tengo que hacer para poder trabajar en esto?» y hablando con mis jefes, les dije: ¿puedo dedicar una parte de mi tiempo a la Fundación? Y me han prestado al 50%. Estoy feliz porque es un mundo fascinante.

H. C. ¿Qué futuro tiene la artesanía en nuestro país?, ¿podemos ser optimistas?

E. L. Por supuesto. La artesanía tiene mucho futuro, igual que tiene mucho pasado. Después de 170 años de historia de nuestra marca, imagínate… Para mí es emocionante ver la acogida que ha tenido a nivel internacional el premio de la Fundación LOEWE a la artesanía, el Loewe Craft Prize. Eso significa que está de plena actualidad.

S. G. Yo creo que tiene mucho futuro porque el mundo lo guía la belleza y el amor, la base de la artesanía.

T. S. La artesanía va ligada al hombre y siempre tendrá futuro, como el hombre.

Fuente: Leer Artículo Completo