Los divorcios millonarios mas polémicos

“Se nos rompió el amor de tanto usarlo”, que diría Rocío Jurado. Y es que parece que los matrimonios de hierro de Wall Street empiezan a caer cual castillo de naipes. Si en 2019 los muros de la bolsa temblaron cuando Jeff y MacKenzie Bezos se dieron el “no quiero” e hicieron público su divorcio, la cosa vuelve a resentirse con el anuncio de los Gates.

Sin embargo, estos dos divorcios no son, ni de lejos, los únicos que han terminado en los tribunales y sobre los que han corrido chorros de tinta dando cabida a todo tipo de especulaciones sobre las causas. Si repasamos la hemeroteca, nos encontramos con personajes como Rupert Murdoch, Bernie Ecclestone o Rafael del Pino, a nivel patrio, para quienes el fin del amor supuso un antes y un después en sus fortunas. Aunque los motivos casi siempre responden a una tercera personal en la relación, la auténtica realidad casi nunca ha trascendido a los medios.

Parece que eso de “las penas con pan, son menos” se cumple a rajatabla en los apellidos del ranking de millonarios Bloomberg. De los cinco primeros nombres de esta exclusiva lista, solo Mark Zuckerberg permanece, de momento, felizmente casado ya que, junto a Jeff Bezos y Bill Gates, figuran Elon Musk y Bernard Arnoult con sendos divorcios a sus espaldas. Arnoult, propietario del grupo LVMH, se separó en 1990 de su primera mujer, Anne Deavrin. Por su parte, Elon Musk fue algo más “original”, como todo lo que hace en su vida, y se divorció en 2008 de su primera mujer para después divorciarse dos veces más (2010 y 2016) de la misma mujer, la actriz Talulah Riley.

Parece que la venda del amor no se le ha caído de un día para otro a Melinda Gates. Tras el shock inicial cuando el pasado 4 de mayo saltaba la noticia a los medios, empieza a trascender más información y todo apunta a que Melinda ya llevaba en conversaciones con abogados desde 2019.

Su divorcio, que parece que esconde terceras personas y una ‘amistad peligrosa’ con Jeffrey Epstein, puede dar que hablar en materia económica. La pareja, que no está casada en separación de bienes, cuenta con un patrimonio de más de 108.000 millones de dólares, situándoles en el cuarto puesto de los más ricos del mundo.

Ambos, con tres hijos en común y unidos por la filantropía, tienen por delante unos meses muy interesantes para ver cómo termina esta ruptura y quién se queda con qué.

26 años les duró el amor a estos dos pilares de la industria tecnológica. Más de un cuarto de siglo en el que su imperio ascendió a los 165.000 millones de dólares a finales de 2018.

Por supuesto, la batalla por el reparto estaba servida y se firmó la paz en julio de 2019 con un acuerdo según el cual MacKenzie se quedaba con el 25% de las acciones de Amazon. Una separación que la llevó a ocupar el quinto puesto entre las mujeres más ricas del mundo con un patrimonio de 37.100 millones.

Por su parte, a Jeff tampoco le ha ido mal tras la ruptura ya que ocupa el primer puesto entre los más ricos del mundo con un patrimonio actual de cerca de 155.000 millones de dólares.

24 años duró el matrimonio de Slavica y Bernie Ecclestone. El magnate del motor y su mujer contrajeron matrimonio cuando él tenía 52 años y ella solo 24. De ese matrimonio nacieron dos hijas, Tamara y Petra, y en 2008, cuando se hizo público el divorcio, pasó a ser uno de los más sonados de la historia (hasta entonces).

En marzo de 2009 se firmó la sentencia de divorcio cuyo acuerdo establecía que Bernie debía pagar 670 millones de euros a Slavica.

A Rupert Murdoch se le podría decir eso de que “la experiencia es un grado”. El multimillonario y su segunda mujer, Anna Torv, vivieron uno de los divorcios más caros de los 90 cuando se separaron después de 32 años de matrimonio. Entonces, Torv se quedó con cerca de 1.300 millones de dólares.

Este batacazo a sus cuentas hizo que Rupert Murdoch se blindase y en su tercer divorcio, de Wendi Deng, tan “solo” perdió un par de (millonarias) propiedades. A diferencia de Torv, Deng no tenía ninguna participación en sus empresas.

Como no hay tres sin cuatro, el magnate se volvió a casar en 2016 con Jerry Hall, con quien a día de hoy sigue felizmente. Hoy su patrimonio es de casi 23.000 millones de euros.

Fuente: Leer Artículo Completo