Sara Carbonero, musa para este 2020 de Beatriz Luengo

No hace falta que recordemos las desgracias que se cebaron con Sara Carbonero el pasado año. Pero estamos en 2020. Un nuevo ciclo en el que enterrar todos los males, mirar al futuro y afrontar la vida con alegría. Y, quizás, para convertirse en musa, aún sin ser consciente de ello. Porque eso es lo que ha pasado con la presentadora para Beatriz Luengo.

La propia Sara compartía en su Instagram un dibujo de un retrato que le han realizado y regalado. Luengo lo cogía prestado del tablón de la manchega, lo mostraba en su cuenta de Instagram y le dedicaba unas bonitas palabras a esa mujer a la que, a pesar de no haberse cruzado nunca en la vida, admira desde lo más profundo.

El mundo de Instagram es como un vecindario donde uno se para en mitad de los edificios, alza la vista y se encuentra millones de ventanas al mundo desde las cuales las personas nos cuentan un instante de su vida y nosotros en esta nueva forma de comunicación nos hacemos amigos virtuales, vecinos entregados y aliados en la vida del otro”, comienza la mujer que alcanzó la fama gracias a ‘UPA Dance’.

View this post on Instagram

El mundo de instagram es como un vecindario donde uno se para en mitad de los edificios, alza la vista y se encuentra millones de ventanas al mundo desde las cuales las personas nos cuentan un instante de su vida y nosotros en esta nueva forma de comunicación nos hacemos amigos virtuales, vecinos entregados y aliados en la vida del otro. A mi me encanta esta red social, me gusta que en mitad del ruidoso caos de las horas que no me alcanzan para hacer todo lo que tengo que hacer hago una pausa por mi barrio imaginario mientras me tomo un cafecito y me aseguro que mis vecinos están bien, mientras voy descubriendo cómo les ha ido el día, presiono el botón de #slowlife y me centro sobretodo en las cosas que me inspiran. Y una de ellas es @saracarbonero ✨ No la conozco personalmente pero puedo intuir su calma, su latido del corazón acompasado con el sonido de las olas portuguesas, su música española sonando en el salón, su olor a limpio y a pureza, la mano dulce sobre la cabeza de sus hijos, su fortaleza inmensa y los millones de ideas de una mujer brillante que no para de emprender. Ella, una MUSA 2020, fue una de las pioneras y sembró una realidad establecida de que hoy en muchas cadenas de televisión el periodismo deportivo tenga nombre femenino. Ella, la que se fue hasta Senegal para darle visibilidad a los problemas de la infancia y la maternidad de la mano de Unicef, la que le pide a las marcas que no la retoquen con Photoshop porque sería bonito darle más importancia a la naturalidad que a la perfección. Ella tan perfecta por dentro y por fuera se llama Sara y desde el corazón hace tiempo quería dedicarle unas palabras y @martawaterme una preciosa ilustración. Te admiramos❤️

A post shared by Beatriz Luengo (@beatrizluengo) on

“A mi me encanta esta red social, me gusta que en mitad del ruidoso caos de las horas que no me alcanzan para hacer todo lo que tengo que hacer hago una pausa por mi barrio imaginario mientras me tomo un cafecito y me aseguro que mis vecinos están bien, mientras voy descubriendo cómo les ha ido el día, presiono el botón de #slowlife y me centro sobretodo en las cosas que me inspiran. Y una de ellas es @saracarbonero“, continuaba con esa especie de introducción al personaje sobre el que iba a hablar.

Es el momento justo en el que empiezan toda suerte de elogios hacia la periodista: “No la conozco personalmente pero puedo intuir su calma, su latido del corazón acompasado con el sonido de las olas portuguesas, su música española sonando en el salón, su olor a limpio y a pureza, la mano dulce sobre la cabeza de sus hijos, su fortaleza inmensa y los millones de ideas de una mujer brillante que no para de emprender”.

Le pide a las marcas que no la retoquen con Photoshop”

“Ella, una MUSA 2020, fue una de las pioneras y sembró una realidad establecida de que hoy en muchas cadenas de televisión el periodismo deportivo tenga nombre femenino”, asegura Beatriz, que añade: “Ella, la que se fue hasta Senegal para darle visibilidad a los problemas de la infancia y la maternidad de la mano de Unicef, la que le pide a las marcas que no la retoquen con Photoshop porque sería bonito darle más importancia a la naturalidad que a la perfección”.

Ella tan perfecta por dentro y por fuera se llama Sara y desde el corazón hace tiempo quería dedicarle unas palabras y @martawaterme una preciosa ilustración. Te admiramos“, concluye Luego que, quizás, después de esto, pueda tener un encuentro con la mujer a la que considera una musa no solo para ella, sino para todas las mujeres.

Fuente: Leer Artículo Completo