Sara Carbonero y su mensaje tras la dura decisi\u00f3n de Iker Casillas

Cuando un matrimonio está fuerte, se nota, y uno de los más sólidos del panorama celebritero es, sin duda, el de Sara Carbonero e Iker Casillas. La pareja siempre ha presumido de férreo amor tanto en público como en privado, y ahora que Iker ha tomado una dura decisión profesional, su chica le ha apoyado en todo, y es que el portero decidía no presentarse a las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), una gran oportunidad para él que, sin embargo, ha decidido dejar pasar por el delicado momento que estamos viviendo, y así lo hacía saber a través de un comunicado en sus redes sociales:

View this post on Instagram

COMUNICADO OFICIAL

A post shared by Iker Casillas (@ikercasillas) on

COMUNICADO OFICIAL

A post shared byIker Casillas (@ikercasillas) on

Por sus palabras, parece que Iker no estaba del todo contento con cómo se estaban llevando a cabo algunas cosas, especialmente cuando deja claro que “quería un proceso electoral justo, transparente y realmente participativo […] y en esta ocasión creo que no se ha apostado por ello”, ha dicho. A pesar de todo, ahí estaba Sara, para apoyarle a las duras y a las maduras, con un sutil pero claro mensaje en Instagram con unas palabras sacadas de un cuento:

#Repost @cocoanimaux ・・・ Mientras el vacío de los “como siempre” llena una habitación oscura, los “como nunca” brillan desde el pasillo. ⠀ Con discreción, respeto y paciencia, se cuelan por debajo de la puerta para apretarnos la mano mientras apretamos los dientes. ⠀ Cogemos aire. ⠀ Pisamos despacio. ⠀ No hay que correr para llegar lejos. ⠀ Dejamos de apretar los dientes. ⠀ Pero no nos soltamos la mano. ⠀ Y, entonces,por debajo de la puerta entra un poquito más de luz . #cuentoscocos #cosasqueleoymeencantan #buenasnoches #positivevibes #slowlife

A post shared bySara Carbonero (@saracarbonero) on

Sara deja cristalino que siempre estará sujetándole la mano cuando más lo necesite: “Cogemos aire. Pisamos despacio. No hay que correr para llegar lejos. Dejamos de apretar los dientes. Pero no nos soltamos la mano. Y, entonces, por debajo de la puerta entra un poquito más de luz”, ha escrito. ¡Qué bonito!



Fuente: Leer Artículo Completo