Gringe, el flequillo tendencia que suaviza las facciones, favorece a todo el mundo y estiliza el rostro

Para conseguir un buen cambio de look favorecedor y acorde con la primavera tienes tres opciones. La primera es apostar por algo sutil que de luz a tu melena como las mechas babylights que se ha hecho Manuela Sanz. La segunda es un cambio más radical y pasarte directamente al rubio dorado igual que ha hecho Juana Acosta. O por el contrario, puedes pasar de los tintes y hacerte amiga de la tijera cortando el flequillo. Sí, no le tengas miedo a la palabra “flequillo” porque la propuesta súper tendencia que te vamos a a dar te va a convencer para dar el paso.

Hablamos del flequillo Gringe, una nueva palabra creada a partir de “grow”, crecer en inglés, y “fringe”, flequillo, es decir, flequillo que crece. Se trata de un nuevo término para denominar un nuevo estilo de flequillo que llevan (y han llevado) muchas famosas y que está muy de moda en la actualidad. De hecho, María Pombo hace unos días apostaba por la versión más larga del mismo con este cambio de look.

Es un flequillo largo y abierto que cae a los lados del rostro y que se puede conseguir cortando directamente o dejando crecer el que ya tienes. “Este tipo de flequillo encaja muy bien con diferentes tipos de cortes, desde shags a melenas midis o más largas. Su inspiración la encontramos en los años setenta en las relajadas y pronunciadas líneas verticales que nos aportan un aire de libertad. Gracias a esta longitud y a que el flequillo se abre hacia los lados es muy favorecedor. Se puede cortar de modo que el centro sea más corto y la longitud se vaya ampliando progresivamente hasta integrarse más o menos con el resto de la melena. La otra versión es más recta e igual de larga, dejando visible el contraste entre el flequillo y la melena.”, afirma M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera.

Son muchos los aspectos positivos de este positivo, pero el que más nos gusta es que es un estilo muy versátil que queda bien a todo el mundo y que además aporta un toque estilizador al rostro. “Este tipo de flequillo es especialmente favorecedor con casi cualquier rostro, ya que no cae entero sobre las cejas y despeja ligeramente la frente al peinarse hacia los lados. Eso lo hace amoldable. Sin embargo, en algunos rostros, el gringe resalta aún más. Es el caso de los redondos, ya que hace que se vea más alargado. En los cuadrados sucede lo mismo, pero en este caso lo que logra es suavizarlo. Los mechones desfilados del flequillo son los responsables. Además, el gringe resalta los ojos al ser un flequillo largo. Lo aconsejo también para quienes quieren un flequillo y no se atreven, o bien para enmarcar cómodamente el rostro. No es recomendable, como cualquier flequillo, si la frente es pequeña porque la acorta todavía más”, explica Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros.

Por último, si lo que quieres es también cortar tu melena, debes saber que hay cortes que van muy bien con este tipo de flequillo. “A la hora de elegir un corte al que añadirle el gringe tenemos varias posibilidades. Si queremos un look más relajado y fresco, un shag despeinado sería para nosotros. También en melenas largas o medias si las llevamos con capas porque nos darán el movimiento que necesitamos. De todos modos, este flequillo tan largo también encaja con melenas enteras, funcionando aquí con un resultado más elegante y siempre actual”, declara Raquel Saiz de Salón Blue. ¿Te hemos convencido?

https://www.instagram.com/p/CAc8m4Xg6gX/

Una publicación compartida de Alexa Chung (@alexachung)

Fuente: Leer Artículo Completo