Si creías que las sentadillas sólo ponen un culo y unas piernas diez, fliparás con sus 6 beneficios extra

Amigas, ya está aquí, ya llegó: empezamos el esperado año 2020. Porque sí, nos encantan las Navidades pero una vez pasados los días festivos, lo único que queremos es que llegue, por fin el nuevo año. Y estrenar: estrenar agenda, la ropa nueva que nos han regalado, estrenar ilusiones y nuevos retos. Y retomar: el trabajo con energías renovadas, la rutina y, sobre todo, el gym con aún más fuerza.

Sí, toca volver a la elíptica, a las clases de yoga y a las sesiones de fuerza, tan necesarias. ¿Que te da pereza empezar otra vez con las sentadillas? Lo entendemos, pero atención, es absolutamente necesario que saques fuerzas porque, amiga, si creías que las sentadillas sólo te ponen un culo y unas piernas diez, vas a flipar con los 6 beneficios extra que tienen.

View this post on Instagram

Real talk. Sure, the full time travel and last 8 months off have been great. Trust me, I’m not complaining. The memories I’ve made will surely last a lifetime and stress has been at an all time low but that doesn’t mean I don’t have off days. I still have days where I feel a little down. Days I miss my dogs, friends and family. Times I miss having my own home, a bed and my things. Seriously I miss tending to my plants! I miss having my own kitchen to cook healthy meals in with my hubs. I miss not having a consistent workout schedule or gym community to be part of. Riding my bike. Even just stability and a schedule. It just goes to show that when life seems to be perfect there is always a flip side. A trade off, a compromise or something missing. While it’s a ton of fun to roam around and explore all the time it doesn’t mean it’s always easy. I just wanted to put that in perspective for a second bc a ton of my posts share the high moments, which there are many but lows are natural too in a period of bliss. I just picked up a copy of the Alchemist and can’t put it down. A book that I kinda feel like found me right when I needed it. Have you read it? What did you think? 📷: @ruthiestarkphotography

A post shared by KIᖇᔕTEᑎ ᗰYEᖇᔕ (@sweatadventures) on

Por supuesto, el primer y más evidente resultado que notarás cuando empieces (o retomes) las sentadillas será la tonificación de glúteos y piernas. Si realizas suficientes repeticiones notarás los músculos más firmes y fuertes. Pero, ¿qué más? Los expertos de Fisioserv, una clínica líder en fisioterapia a domicilio, nos lo han contado TODO.

1. Queman calorías. Por supuesto, cualquier ejercicio físico quema calorías pero "las sentadillas queman un gran número de calorías, y no solo mientras se realizan, sino que se siguen quemando las 24 horas siguientes, gracias a su intensidad; debido a esto último también estimulan el sistema cardiovascular," añaden desde Fisioserv.

2. Ganarás en fuerza. Y no solo en los glúteos ya que realmente la sentadilla es un trabajo de todo el tren inferior, por tanto, fortalecerás glúteos, muslos, rodillas y tobillo (es decir, la pierna entera).

3. Previenen la osteoporosis. Sorpresa. Puede que ahora no pienses demasiado en el calcio de tus huesos, pero te aseguramos que es un tema MUY importante para ir cumpliendo años (sin que se note en el exterior). "Las sentadillas, al trabajar los músculos más largos del cuerpo, incrementan la densidad ósea de la espina dorsal, caderas y piernas, lo que ayuda a prevenir la osteoporosis," explican los expertos de Fisioserv.

View this post on Instagram

🐒

A post shared by Esther van Adrichem (@esthervanadrichem) on

4. Mejoran la postura. Y eso es una de nuestras asignaturas pendientes cuando caminamos, sentadas en el trabajo… Las sentadillas ayudan a mejorar la postura ya que al hacerlas (correctamente) también estás trabajando los abdominales y los músculos dorsales que nos fuerzan a mantener un posición óptima.

5. Ayudan a mejorar el equilibrio. Al hacer sentadillas esta destreza mejorará, por fuerza, ya que sin una dosis de equilibrio no podrías realizarlas. Y además, estarás ganando también en coordinación.

6. Aumentan la flexibilidad. Trabajarás los musculos aductores a tope (¡con cuidado) y ganarás en flexibilidad "especialmente de la espalda baja y las rodillas." Por eso, las sentadillas son siempre un complemento maravilloso a cualquier deporte que practiques.

Hazlo por ti, por tu tipazo, por tus huesos y por tu espalda. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo