Día Mundial Contra el Cáncer: cada año mayor superviviencia

Cuando se padece cáncer, bien sea uno mismo o un ser querido, muchas veces nos cuesta tomar conciencia de lo que nos pasa y de lo que nos va a pasar en los meses siguientes. ¿Me voy a morir o me puedo curar?, ¿cuánto voy a vivir?, ¿me va a doler?, etc. Los interrogantes que nos asaltan acentúan el estado de shock. Lo primero que tenemos que tener claro es que somos una persona individual con una enfermedad única, así que los datos de supervivencia, tiempo libre de enfermedad, etc. que están publicados en los diferentes estudios son orientativos y muy útiles, pero no necesariamente tiene que ser lo que nos ocurra a nosotros individualmente.

El día 4 de febrero se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer. Como todos los años la OMS (Organización Mundial de la Salud) y asociaciones como la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) ponen énfasis en diferentes aspectos de esta epidemia de los tiempos modernos que afecta a personas anónimas y también a famosos como Terelu Campos, Álex, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio o Shannen Doherty, recientemente.

Superviviencia

Lo primero que hay que decir es que la supervivencia del cáncer ha aumentado en los últimos años. Así se acredita en diferentes publicaciones que incluyen a miles de pacientes con diferentes tumores, alguna de ellas publicada en la prestigiosa revista Lancet. Las técnicas de cribado, como en el cáncer de mama, la mejoría en las técnicas de imagen con la implantación del PET, por ejemplo, han permitido diagnosticar el cáncer antes, en estadios más iniciales. Las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas como la cirugía endoscópica con mínimas incisiones, nuevos tratamientos como la inmunoterapia, entre otros muchos, han permitido esta mejora y así ofrecer un rayo de esperanza.

La vida tras el cáncer

Fotografía de Shannen Doherty.

Teresa era una chica tímida, muy alta y que entraba en la consulta con cara de miedo. No se le había quitado desde que hace una año había sido diagnosticada y tratada de un tumor maligno de los huesos llamado sarcoma. Había sido diagnosticada de metástasis pulmonar de dicho tumor, lo cual implicaba que padecía el estadio más avanzado de la enfermedad con pocas posibilidades de sobrevivir. La operamos de esa metástasis sin incidencias y, al poco, en las revisiones de consultas me dijo que la gran ilusión de su vida era quedarse embarazada. Junto con sus médicos le explicamos los pros y los contras y la paciente tuvo una hija que hoy en día tiene 15 años. El tumor nunca volvió a aparecer.

Emilio era un conocido empresario, amigo personal. Un día comenzó una zona dolorosa en la zona de la clavícula. Se realizó diferentes pruebas con diagnóstico de cáncer de pulmón con afectación de primera costilla. Después de realizar un tratamiento con quimioterapia y radioterapia, le operamos. Conseguimos quitarle todo el tumor, pero en el análisis de la pieza quirúrgica resultó que todos los ganglios estaban afectados, lo cual ensombrecía el pronóstico. El paciente falleció a los 7 años de un infarto de miocardio, el tabaco había afectado también a su corazón y su tumor no volvió a aparecer nunca.

El último caso que les voy a contar tiene para mí un valor especial. Miriam era una chica de 14 años cuando la conocí. Le operé de un tumor maligno llamado sarcoma de Ewing de costilla. Miriam nunca perdió la sonrisa, tenía un Blog ‘Queda mucha vida’, a sus tumores les llamaba “cabroncetes”. La enfermedad volvió a aparecer hasta seis veces —la cuarta vez que le apareció se hizo un tatuaje con ese número— hasta que falleció con 25 años, al menos fuimos capaces de darle 11 años de vida, a pesar de la agresividad del tumor. Miriam nunca perdió el optimismo ella decía: “Solo hay una vida y quiero disfrutarla bailando“, déjese aconsejar por sus médicos, están para ayudarle.

Fuente: Leer Artículo Completo