El lado personal de Emilio Aragón en su vuelta a la tele: media vida junto a Aruca, tres hijos que huyen de la fama y el recuerdo presente de su padre Miliki

Toda una sorpresa y una gran alegría para aquellos que crecieron con él. Emilio Aragón, que el 16 de abril cumplirá 62 años, vuelve a la televisión 14 años después y lo hará a lo grande como director y presentador de B.S.O, un gran espectáculo de ocho entregas que emitirá Movistar+ en el que el showman, empresario y productor rendirá homenaje a conocidos personajes a través de las canciones que han marcado su vida y tendrá música en directo, entrevistas, coreografías, humor y montajes audiovisuales.

“¿Por qué no?”. Esta es la única pregunta que Emilio se hizo cuando le propusieron regresar a la primera línea televisiva, según explicó el miércoles por la noche en La Resistencia. “Todo está siendo muy divertido, muy tranquilo en este regreso", añadía. En estos últimos años, Aragón no ha estado del todo apartado de la tele (dirigió la serie Pulsaciones en 2017 e hizo una pequeña colaboración en El Hormiguero), pero sí que ha preferido mantenerse detrás de las cámaras durante estos casi 15 años de ausencia.

Una infancia de país en país

Pero el mundo del arte corre por sus venas desde que nació en 1959 en La Habana (Cuba), esa tierra de la que es originaria su madre, Rita Violeta Álvarez. Su padre, Emilio Aragón Bermúdez, fue el hijo de la bailarina acróbata sobre caballo Rocío Bermúdez y de Emilio Aragón Foureaux (más conocido como Emig), que con sus hermanos había formado un grupo de payasos llamado Pompoff, Thedy y Emig. En 1939, ya como Miliki, se unió a sus hermanos Gaby y Fofó para formar el trío de payasos Gaby, Fofó y Miliki y durante los años 30 trabajaron varios años en el madrileño Circo Price.

Emilio es el único hijo varón del matrimonio. Tiene tres hermanas: Rita Irasema, cantante y presentadora, María del Pilar, empresaria de Globomedia y María Amparo, escenógrafa de algunos espacios como El Gran Juego de la Oca o Médico de familia. La infancia de Emilio fue tan nómada como la de cualquier familia del circo. Vivió en Caracas, Buenos Aires, Miami y Chicago en sus primeros años y según explicaba en La Razón: “Llegaba al siguiente país siempre con un acento distinto y no acababa de ser de ningún lado. Te puedo decir que en mi adolescencia tuve algo de crisis de identidad. Desde que nací tengo el pasaporte español pero una vez le pregunté a mi padre que de dónde era yo… Y él me dijo que de donde quisiera. Así que soy de muchos sitios pero me siento muy español”. Su familia siempre ha estado muy unida, quizá por esos continuos viajes. Cada noche se sentaban en la cocina para contarse qué harían al día siguiente.

Pudo ser presentador del Un, dos, tres

Con 13 años, la familia se mudó a España y aquí empezó a trabajar como Milikito en El gran circo de TVE. Corría el año 1977 y en ese programa, que luego se conoció como Los payasos de la tele, estuvo durante cuatro años. En 1983 comenzó a presentar Ni en vivo ni en directo, un innovador espacio que basaba su contenido en sketches de humor (y uno de los pocos programas españoles que ha recibido una nominación a los Emmy) y un año después estrenaba el musical Barnum en Madrid, en el que fue productor, protagonista y responsable de las letras en castellano. En ese momento, Emilio hizo un casting que le pudo convertir en presentador del Un, dos, tres, pero Chicho Ibáñez Serrador consideró que era demasiado joven para ponerse al frente de un programa tan grandioso.

Los ochenta fueron sus años de mayor popularidad. Siempre divertido, natural y con ideas y formatos absolutamente novedosos, Emilio Aragón era entonces uno más en las familias de millones de españoles. Gracias a la llegada de las privadas dio el gran salto como presentador y director de VIP, un concurso que arrancaba en 1990 y que es historia de la televisión. Tuvo su versión infantil (VIP Guay) y su versión de prime time donde unía concurso y gala con actuaciones (VIP Noche) y ahí comenzó su andadura junto a uno de sus buenos amigos y socios en el futuro, Daniel Écija. Sus expresiones (él puso de moda el ‘Dabuten’), las bailarinas del Cacao Maravillao y su imagen con esmoquin y unas Converse All Star blancas marcaron una época y a toda una generación que quería ser como él.

El éxito rotundo en los 90

Aunque muchos creemos que estuvo años presentando VIP Noche, sólo lo hizo durante dos y en 1992 fichaba por Antena 3 para presentar primero una gala navideña y luego dirigir Noche, noche. Su gran éxito sería un año más tarde con El gran juego de la oca, que se convirtió en el gran bombazo televisivo y en otro de los espacios que ya forman parte de la memoria televisiva colectiva. Fue en ese momento cuando junto a Écija fundó Globomedia, productora que empezó adaptando programas como ¡Qué me dices!, Caiga, quien caiga o El club de la comedia, o series como Compañeros, 7 vidas, Aída o Los Hombres de Paco, que descubrieron además a grandes talentos como Javier Cámara, Carmen Machi, Hugo Silva o Paco León.

Cantante, músico, presentador, productor, director… Emilio Aragón fue desde el inicio un showman con mayúsculas. Todos recordamos cuando sacó las canciones Te huelen los pies o Cuidado con Paloma que me han dicho que es de goma. Incluso triunfó como actor con una de las series más vistas de la pequeña pantalla: Médico de Familia. La ficción se estrenó en 1995 y en ella Emilio dio vida a Nacho Martín, un médico viudo con tres hijos que se enamora de su cuñada, Alicia (Lydia Bosch). Fue el espacio más visto en tres de los cinco años que estuvo en emisión con la media de espectadores más alta, con una audiencia de entre 5 y 10 millones de espectadores pegados a las historias cotidianas de toda la familia. Hasta 2002 no le volvimos a ver delante de una cámara. Fue con el estreno de Javier ya no vive solo, aunque no logró el enganche de Médico de Familia.

Músico, actor, productor, empresario…

En 2006, Aragón se convirtió en presidente honorífico de La Sexta y ahí presentó varios espacios. Muchos empezaron a llamarle ‘el señor de La Sexta’, mote que le pusieron desde Sé lo que hicisteis (producido por Globomedia). Su espíritu inquieto, su creatividad innata y su inteligencia y ojo para los negocios le han llevado también a escribir guiones y dirigir películas como Pájaros de papel (cinta protagonizada por su padre) o Una noche en el Viejo México. En 2015 se desliga del Grupo Globomedia y continúa su carrera profesional desde su propia productora, Caribe Grupo.

Emilio Aragón lo ha hecho prácticamente todo en el mundo del espectáculo y se ha formado a lo largo de toda su vida. Estudió en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, siendo su instrumento el piano. Completó su formación en composición y dirección de orquesta en el New England Conservatory de Boston; es licenciado Cum Laude en Historia y Doctor Honorario en Arte, por su aportación al mundo de las artes y la comunicación por la Universidad de Suffolk-Boston-EEUU. Virtuoso del piano, compositor y arreglista (hizo arreglos para Celia Cruz o Sara Montiel) posee el título de piloto y hace un tiempo aseguró que iba a empezar a aprender a tocar el chelo junto a su nieto.

En 2019 sacó el disco Bebo San Juan, la vuelta al mundo, un homenaje en forma de canciones compuestas por él a Cuba, la tierra de su madre. “De niño convivían perfectamente la fabada con el Congrí, la guaracha con las sevillanas, Beny Moré con Miguel de Molina. Estas canciones dan por cumplida una promesa con mi madre Rita y con Aruca”, explica en la presentación del álbum en su web personal. Emilio ha participado además en asociaciones solidarias como Acción contra el hambre (de la que es vicepresidente), Intermón Oxfam, el Comité Drogas No o el proyecto No Hunger que lucha contra la desnutrición.

La dolorosa pérdida de su padre

El 18 de noviembre de 2012 fallecía a los 83 años Miliki, el padre de Emilio Aragón, y con su pérdida, toda una generación que creció con él se quedó un poquito huérfana. "Fue terrible. Devastadora. Me he encontrado muchas veces a mí mismo marcando su teléfono. Me costaba procesar que había muerto. Todavía hoy tengo que tragar. Nos lo contábamos todo desprendidos de cualquier superficialidad, con sinceridad total. Era mi padre y era mi amigo", explicaba emocionado Emilio en El Mundo. En esa entrevista, el showman revelaba que tenía una espinita clavada con su padre y es que le prometió que un día le escucharía “interpretar el Concierto en Sol Mayor de Ravel, que nos gustaba a los dos mucho", algo que no pudo llevar a cabo.

https://www.instagram.com/p/CEEWnC4K9o4/

A post shared by ichi (@yoguichimum)

La discreción de Aruca, su mujer

Un genio contemporáneo, un artista completo, un showman, empresario de éxito y con un lado familiar que siempre ha tratado de mantener al margen de su imagen pública. Y lo ha conseguido. El 19 de agosto de 1983 se casó en Asturias como Aruca Fernández-Vega Feijóo, una joven proveniente de una larga saga de oftalmólogos a la que había conocido cuando ella tenía 16 años y él 17 gracias a la relación de la hermana de Emilio con el tío de Aruca. Su abuelo, Luis Fernández-Vega, impulsó el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, uno de los más importantes de España, y su padre, Manolo Fernández-Vega, fue jefe de Otorrinolaringología del Gregorio Marañón.

Además, su abuelo materno, Manuel Feijoó, fue uno de los grandes empresarios circenses, dueño del Circo Americano y del Circo Price. Son escasas las ocasiones que hemos visto en actos públicos a Aruca, que siempre ha optado por mantener un perfil básico junto a su marido. Aruca es su compañera, su amiga y la que consigue seguirle en todas sus aventuras y en su manera enérgica y perfeccionista de ver y disfrutar la vida.

Durante la tercera temporada de Médico de Familia, Emilio decidió hacer un parón para poder descansar de un éxito y un exceso de trabajo que en aquel momento le sobrepasó. “Fue la primera vez que yo me enfrenté a la prensa. No podía más. Hicimos una mudanza y la puerta se llenó de paparazzi. Tenía que estar detrás de la valla, medio escondida, dando indicaciones a los mozos. ¿A la gente qué le importa la mesa que yo tengo en mi salón?, explicaba Aruca en Vanity Fair en 2019 en una de las pocas entrevistas que ha concedido. Se marcharon con sus hijos (Icíar, Nacho y Macarena) a Boston y ahí se sintieron más libres que nunca. Él se dedicó a estudiar… tres carreras a la vez. Aruca amadrinó en 2019 el lanzamiento de LexDeux, la firma del joven modisto madrileño Juanma Capón, discípulo de Ángel Schlesser. Deportista incansable, en los últimos años se ha apuntado a la escalada y ha subido el Kilimanjaro, el monte Tubqal y el monte Kenia.

https://www.instagram.com/p/CLCVJGyjlY3/

A post shared by ichi (@yoguichimum)

Tres hijos que huyen de la fama

Sus tres hijos han labrado sus carreras con esa misma energía y esfuerzo que su padre, y sin usar su apellido para llegar alto. Icíar (35), la mayor, estudió Business y Marketing en ESIC e hizo un master en Fine Arts en la Academia de Cine de Nueva York. Tras volver a España creó la agencia de publicidad Crepes & Texas, hoy parte de Making Science, y que ha trabajado con marcas como Coca-Cola o BBVA. Hace un par de años se asoció con la influencer María Pombo para lanzar Name The Brand. Icíar está casada desde 2012 con Hugo Rodríguez -fundador de la cadena Grosso Napoletano-. Se dieron el ‘sí, quiero’ en la finca que la familia materna de Icíar tiene en Ceceda, Asturias, y juntos tienen tres hijos, los que han hecho a Emilio pasar a una nueva etapa vital: la abuelidad, como él mismo dice. Ichi, como la llama su familia, es una gran aficionada al yoga.

https://www.instagram.com/p/CIwHZXXD71c/

A post shared by Maragon🌴 (@mackahuna)

Maca (32), la mediana, es estilista. Estudió Moda en la Universidad Camilo José Cela y realizó un máster de Estilismo en el Istituto Marangoni de Milán. Ha trabajado como estilista con el Grupo Cortefiel y ha diseñado para Studio Philocaly, firma de accesorios.

https://www.instagram.com/p/B96kvlZKzCJ/

A post shared by Nacho Aragon (@nachoaragon_)

El pequeño, Nacho, de 25 años, estudió Administración y Gestión de Empresas en la Universidad de Suffolk y en la Internacional de Florida y se dedica al mundo de la moda. Desde 2018 es uno de los tres socios de Neutrale, una marca que pretende crear un armario con solo ocho prendas básicas, sostenibles y de calidad. Nacho sale desde que era adolescente con la influencer Beatriz Gimeno. Todos viven casas contiguas al lado de sus padres en una urbanización a las afueras de Madrid.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo