El veraneo de Paola (hija de Norman Foster y Elena Ochoa) en la Costa Azul antes de regresar a Harvard

El verano es sinónimo de playa, mar y lugares de ensueño en los que descansar y desconectar… y este año quizá con más motivos que ningún otro. Aún quedan unos días para disfrutar de las vacaciones estivales antes de volver a la rutina o, en el caso de muchos jóvenes, regresar a la universidad. Es el caso de Paola Foster (22), la hija mayor de Sir Norman Foster (85) y Lady Elena Ochoa (61), que antes de reiniciar el curso académico, está pasando unos días en uno de los lugares más exclusivos y bellos del planeta: la Costa Azul.

La joven, que estudia Arquitectura en la prestigiosa Universidad de Harvard, en la costa este de Estados Unidos, comenzaba sus vacaciones de verano recorriendo el norte de Italia junto a unos amigos durante unos días en los que no faltaron una visita al Duomo de Milán, una cena a base de delicioso marisco o algún que otro día de playa en alguna cala recóndita. Ya a finales de julio, Paola cambiaba de país y se trasladó a Francia para instalarse en el lujoso Hotel Villa la Coste, situado en pleno viñedo del Château La Coste, en Provenza.

View this post on Instagram

🌸💞🎀

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Además de estar ubicado a medio camino entre la ciudad histórica de Aix en Provenza, hogar del pintor Cezanne, y del famoso Luberon Nature Park, sobre 130 hectáreas de viñas sobre unas colinas de ensueño, de tener un spa de lujo, piscina y 28 villas-suites con terraza privada, el alojamiento cuenta con obras de arte contemporáneo de artistas como Frank O. Gehry, Jean Nouvel, Tadao Ando o Sophie Calle creadas in situ en el Château, algo que sin duda habrá sido de gran inspiración para Paola, apasionada del arte (su madre es galerista y editora de libros de arte con su editorial Ivorypress) y la arquitectura. Entre las obras que se pueden encontrar en el Villa la Coste podemos ver desde la bodega de chapa de acero ondulado de Jean Nouvel, un cáliz monumental en bronce de Guggi, un recinto de cristal alrededor de una antigua capilla imaginado por Tadao Ando a la Gran Cruz Roja, un crucifijo de cristal escarlata que parece encenderse con el atardecer de Jean-Michel Othoniel.

View this post on Instagram

💛

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

De fiesta en el beach club más glamuroso

Hace solo unos días, la mayor de los dos hijos de la española y el británico regresaba a la Costa Azul, concretamente a Cannes, para celebrar el 21º cumpleaños de una de sus mejores amigas. Allí se lo pasaban en grande en el exclusivo beach club La Guérite, situado en Isla Santa Margarita, la mayor de las islas Lérins, que tiene unos tres kilómetros de largo y unos 900 metros de ancho, se encuentra a unos seis kilómetros de la ciudad de Cannes en la Riviera francesa. El restaurante es uno de los más glamurosos de la zona.

Aunque en un principio, allá por 1902, fue una cabaña de pescadores, poco a poco se fue convirtiendo en uno de los lugares más visitados por lo más granado de la zona y por una clientela internacional que busca relax en sus tumbonas frente al mar, pero también diversión (cuentan con actuaciones de los dj más famosos), una cocina mediterránea auténtica (el chef es el griego Yiannis Kioroglou) y un ambiente selecto y exclusivo. De hecho, la única forma de llegar a La Guérite es por mar. Tanto Paola como sus amigas pasaron una tarde de lo más divertida donde comieron, bebieron y hasta se lanzaron a bailar encima de las mesas de madera del chiringuito más conocido por los jóvenes de la jet set europea y entre celebridades de todo el mundo, como el actor Adrien Brody o los Beckham, que cada verano pasan unos días en el yate de su amigo Elton John navegando por la Costa Azul y La Guérite es uno de los place to be que no dejan de pisar en más de una ocasión.

View this post on Instagram

iz me

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Una educación exquisita y exclusiva

En unas semanas, Paola Foster retomará sus clases de Arquitectura en Harvard, carrera que previsiblemente terminará en 2022. La joven ha sido educada en algunos de los mejores colegios del mundo, solo aptos para unas cuantas familias adineradas y habla inglés, español, alemán, italiano y francés a la perfección. Desde 2010 y hasta 2015, la hija del Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2009 estudió en el internado suizo Institut Le Rosey, uno de los favoritos de la realeza y las grandes fortunas. El rey Alberto II de Bélgica, Rainiero de Mónaco, el duque de Kent y Manuel Filiberto de Saboya estudiaron aquí, pero también Marie Chantal Miller, mujer de Pablo de Grecia, Sean Lennon (hijo de John Lennon) o John Casablancas (fundador de la agencia Elite).

Inaugurado en 1880 como un internado masculino, en 1967 abrió sus puertas a las mujeres. Cuesta unos 110.ooo euros por curso. Le Rosey está situado en Rolle, cerca de Gilly y del Castillo de Vincy, una de las adquisiciones de Foster en 2007 y donde en 2009 la familia se instaló dos años más tarde tras dejar su casa de Londres. Precisamente en la capital británica es donde terminó sus estudios de secundaria Paola. Lo hizo en el Cheltenham Ladies College, un internado solo para chicas en Gloucestershire, fundado en 1854 y que cada año solo admite a 160 alumnas tras un examen que se lleva a cabo un año antes de su ingreso.

View this post on Instagram

nyu transfer

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Ha vivido el arte desde niña

Paola ha heredado las dos grandes pasiones de sus padres: el arte y la arquitectura. Además de ser patrona (también lo es su hermano Edoardo, de 19 años) de la Norman Foster Foundation, la joven, que es muy activa en su perfil de Instagram como buena integrante de la Generación Z y no duda en subir fotografías mostrando el amor que siente por su padre (que también es un experto en esta red social), ha realizado prácticas en Ivorypress, la editorial de libros de arte que fundó su madre en 1998 –justo el año en el que nació Paola–, pero también en la galería londinense White Chapel Gallery y en la Alma Zevi de Venecia, así como en la Peggy Guggenheim Collection de Venecia, en Sotheby’s y en la Royal Academy of Arts, ambas en Londres, y en la Vito Schnabel Gallery de Suiza.

View this post on Instagram

old but gold

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

Desde septiembre del año pasado trabaja como enlace de artistas en la Harvard Undergraduate Student Art Collective, una comunidad sin ánimo de lucro dedicada a descubrir talentos artísticos, y desde febrero de este año es editora a tiempo parcial en la revista de moda online Fig. Magazine, ambas dentro de la universidad en la que estudia desde 2018.

Además de estas aficiones, a Paola le encanta disfrutar de la naturaleza en verano dando largas caminatas por la montaña y en invierno esquiando en las estaciones más exclusivas de Suiza. Los viajes son su otra gran pasión y además de conocer en profundidad los lugares en los que ha vivido (Estados Unidos, Madrid -donde está una de las sedes de la Fundación Norman Foster-, Suiza y Reino Unido), también ha recorrido Grecia, Japón, Italia o Francia junto a su grupo de íntimos amigos.

View this post on Instagram

so much love 🎂🌹

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

A post shared by Paola Foster (@fostertheppeople) on

La historia de amor de sus padres

Elena Ochoa y Norman Foster se conocieron a mediados de los años noventa cuando ella era profesora emérita en el King’s College de Londres. Se casaron en 1996 en una ceremonia íntima a la que solo acudieron una decena de invitados y ese mismo año ella fundaba Ivorypress. Durante veinte años, Ochoa fue profesora de Psicopatología en la Universidad Complutense de Madrid y hasta 2001 fue profesora honoraria en el citado centro universitario londinense. Hizo sus estudios de postdoctorado con una Beca Fulbright en la Universidad de Illinois (Chicago) y en la de Los Ángeles. En 1990 se dio a conocer en televisión gracias al famoso programa Hablemos de Sexo, el primero en una televisión en España en abordar de manera abierta la sexualidad.

Entre otros cargos, Elena Ochoa es vicepresidenta de la Norman Foster Foundation, miembro del MoMA’s Library Council, de la Junta de Directores de Arte del Mutual Art Trust y del Advisory Board del Prix Pictet de Fotografía, y fue Presidenta del Tate International Council durante cinco años y miembro de la Junta Directiva de la Tate Foundation entre 2004 y 2008, así como de la Isamu Noguchi Foundation. Estuvo casada de 1991 a 1994 con el escritor catalán Luis Racionero.

A post shared by Norman Robert Foster (@officialnormanfoster) on

Por su parte, Sir Norman Foster, hijo de una camarera y del dueño de una tienda de empeño, estudió Arquitectura en la Universidad de Mánchester y obtuvo después una beca para proseguir sus estudios en la Universidad de Yale. De vuelta a su país natal, Reino Unido, trabajó durante con el arquitecto Richard Buckminster Fuller y fundó en 1965 el estudio de arquitectos Team 4, junto a su primera esposa Wendy Cheesman (con la que tuvo cuatro hijos), Richard Rogers y la esposa de éste, Su Brumwell. Dos años más tarde el nombre del estudio fue cambiado y quedó en Foster and Partners. En 1990 fue armado Caballero, siete años después se le confirió la Orden del Mérito y en 1999, Isabel II le otorgó el título de Lord Foster of Thames Bank.

También ha recibido varios premios importantes de arquitectura, como la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectura, el Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009. Elena Ochoa es su tercera mujer después de haber enviudado de Wendy Cheesman y haber estado casado con Sabiha Rumani Malik de 1991 a 1995.

Fuente: Leer Artículo Completo