Este Instagram muestra fotografías con y sin posado

Pocas son las veces en la que una fotografía se sube a redes sociales sin ningún tipo de retoque fotográfico. Filtros que afinan y suavizan la tez del rostro, que amplían los ojos, broncean la piel o añaden pecas son tan solo algunos de la gran infinidad de opciones que ofrece Instagram. Pero si modificar una imagen es cada día más común, desde comienzos de la fotografía hay un factor que ha sido vital para la persona retratada: el posado.

Muchas son las técnicas que se ensayan antes de realizar una instantánea. Desde buscar el “lado bueno” de la cara, hasta la postura en la que se adelanta el pie o se esconde barriga. Victoria Beckham posa en diagonal, Angelina Jolie adelante una pierna y otras muchas son las que recurren a trucos para salir, siempre, perfectas en las fotografías.

Pero en un mundo en el que los límites entre realidad y ficción están cada vez más diluidos y en el que las tecnologías nos facilitan todas las herramientas que buscamos, la superficialidad de las imágenes es cada día mayor. Diferenciar el porcentaje de veracidad de una imagen de otra parece ser uno de los mayores retos a día de hoy. Puede que por eso, el perfil de Instagram de la periodista @danamercer, quiera vislumbrar los entresijos que se encuentran detrás de cada posado.

Con mucho sentido del humor, sin vergüenza ni miedo a mostrarse tal y como es, enseña en sus fotografías cómo un simple gesto puede conseguir que parezcas otra persona en tus publicaciones. Porque, como todo, es cuestión de perspectiva.

View this post on Instagram

Same girl. Same day. SAME WORTH. But we don’t see both these types of photos to the same extent on social media. The online world is filtered. Here, TikTok, Twitter, wherever. It’s a series of magic moments and perfect poses that have been reshot and filtered and adjusted until they embody the ideal. This doesn’t just go for the stream of ‘ideal’ bodies. It goes for incredibly romantic adventures or cool crafts or perfect parenting moments. All of these, all of what’s on display, is so often part of someone else’s HIGHLIGHT REEL. And it’s easy to feel our REAL doesn’t quite measure up. Only your REAL is magnificent. It’s flawed and complex and complicated, but it’s also HUMAN. It’s also authentic and raw and YOU. And that? That is far more incredible than anything social media could ever hope to display. . . #selflove #iweigh #whstrong #instagramvsreality #bodyconfidence #posing #toldya

A post shared by Helping gals feel normal ❤️ (@danaemercer) on

Una imagen tumbada y en picado con las rodillas dobladas luce mucho más que una sentada y encorbada, elevar un poco los talones y sujetarse los michelines de la cadera en una imagen frontal mientras se mete barriga consigue un resultado visual estupendo o incluso fotografiarse antes del desayuno logra una diferencia en la figura que hacerlo después.

View this post on Instagram

Fix SADDLEBAGS instantly with this SIMPLE TRICK! Or not. Or don’t. The trick is easy (it’s posing – hips back, knees rotating in, core tight, shoulders up). But let’s forget that for just a moment. I want to TALK about SADDLEBAGS. I learned I had saddlebags when I was 13. Even at my thinnest, this fleshy part of my thighs has never gone away. I can pose it out, but those saddlebags are still there. For many years, I knew my saddlebags were a BAD THING. I didn’t question why. I just KNEW IT. Only that was DIET CULTURE talking. It wasn’t me. And babygirl, IT DOESN’T HAVE TO BE YOU. Because SADDLEBAGS sits right alongside thunder thighs or turkey legs or bat wings in the list of awful words meant to demean a woman’s body. Just because these words EXIST doesn’t mean we have to GIVE POWER TO THEM. Not when we LOOK IN THE MIRROR. Not when we’re caught, relaxed, laughing and unposed, in a photo. Not when we try on clothes that don’t fit. Not when our bodies change and fluctuate with the soft shifts of weight. Not any of these times. Our bodies are GLORIOUS. They are the homes we have built. We do not EVER have to try to burn them down. Instead, let’s treat ourselves with kindness. Let’s remember that SO MUCH of the SHAME we feel around our SKIN has been forced upon us by a $72 billion diet industry. And that we are POWERFUL. Strong. Capable. Smart and intelligent and silly and soft, and SO much more than some stupid sticky word would try to suggest. So here’s to saddlebags. But more than that, here’s to shrugging off the baggage diet culture tries to drown us with. You got this girl. . . #iweigh #selflove #womenirl #popsugarfitness #whstrong #saddlebags

A post shared by Helping gals feel normal ❤️ (@danaemercer) on

Los trucos son infinitos, pero ella advierte en cada una de sus publicaciones que, llevar a cabo estas prácticas no es más que generar autoengaño y falta de autoestima. Insiste en la necesidad de mostrarse tal y como uno es: “El mundo online se filtra. Aquí, TikTok, Twitter, donde sea. Es una serie de momentos mágicos y poses perfectas que han sido fotografiadas filtradas y ajustadas hasta que representan el ideal. Esto no va solo por la corriente de cuerpos “ideales”. Se trata de aventuras increíblemente románticas o manualidades geniales o momentos perfectos de crecimiento. Todo esto, todo lo que se muestra, a menudo es parte del CARRETE HIGHLIGHT de otra persona. Y es fácil sentir que nuestro REAL no está a la altura. Pero tu REAL es magnífico. Es defectuoso, complejo y complicado, pero también es HUMANO. También es auténtico y crudo y eres TÚ. ¿Y eso? Eso es mucho más increíble que cualquier cosa que las redes sociales puedan mostrar.

Fuente: Leer Artículo Completo