Has hecho lo más difícil, adelgazar, ahora necesitas estos 4 trucos para despedirte para siempre de los kilos perdidos y evitar el efecto rebote

Si has hecho las cosas bien cuando te planteaste bajar de talla, a estas alturas, ya habrás interiorizado gracias a tu dietista-nutricionista unos hábitos saludables de vida y de dieta que te permitirán mantener los buenos resultados. Pero si perteneces a ese 19% de españolas que se ha puesto a régimen este año por su cuenta, tenemos una mala noticia: quizá los kilos perdidos vuelvan a ti por el fecto rebote, con intereses y en menos de un año si no pones medidas desde hoy mismo. Para que tanto unos como otros consigan sacarle partido a toda esa ropa de talla reducida que se han comprado, el Registro Nacional de Control de Peso de EE.UU. (NWCR son sus siglas en inglés) ha recapitulado todas las pautas que siguen las personas que consiguen evitar el efecto rebote tras hacer dieta. Toma nota de estos trucos y tú también escaparás del temido efecto yoyó.

Truco 1 para evitar el efecto rebote de la dieta: activa tu vida

Quizá te has matado a hacer sentadillas mientras estabas a dieta y ahora que ya has bajado de peso crees que puedes parar. Error. Según los datos del NWCR el 94% de las personas que mantienen la misma talla un año después de haber adelgazado tienen algo en común: hacen una hora de ejercicio al día. La buena noticia es que esa hora de ejercicio no tiene por qué ser haciendo Crossfit, la mayoría de los encuestados por este organismo afirmaban que su único ejercicio era caminar.

Truco 2 para evitar el efecto rebote de la dieta: mantener las grasas bajo control

Los que consiguen mantenerse delgados no abandonan sus buenos hábitos una vez terminada la dieta: un año después siguen comiendo una dieta en la que las grasas saludables (como el aceite de oliva virgen) representan tan solo un cuarto de las calorías diarias ingeridas. O lo que es lo mismo: aunque ya no estés a dieta, los fritos, rebozados y alimentos ultraprocesados confeccionados con grasas de baja calidad deben ser la excepción en tu plato.

Truco 3 para evitar el efecto rebote: despídete del “un día es un día”

La boda de primar, el cumpleaños de tu pareja… son ocasiones especiales. Pero todos los fines de semana no lo son y cada quedada con los amigos, tampoco. No hace falta que te obsesiones con la comida de tal manera que no disfrutes de las reuniones sociales, pero tampoco las uses de excusa para atiborrarte. Procura que la excepción a la alimentación sana sea eso, una excepción, no una constante que se repite cada fin de semana…. o volverás a engordar por mucho que controles tu alimentación de lunes a viernes.

Truco 4 para evitar el efecto rebote: no te olvides de la báscula

Mantener los resultados exige echar un vistazo a la báscula de vez en cuando o si no no te darás cuenta de que algo va mal hasta que la cintura del pantalón te vuelva a apretar. Para poder atajar esas situaciones antes de que ocurran, los expertos recomiendan pesarse de forma periódica después de haber terminado la dieta y tienen razón. según los datos del NWCR la mayoría de las personas que mantienen su pérdida de peso un año más tarde (las tres cuartas partes) se pesaban una vez a la semana.

Fuente: Leer Artículo Completo