Jacinda Ardern propone una jornada laboral de cuatro días para reactivar el turismo (lo que más preocupa en España)

Gracias a su refrescante perspectiva y sus innovadoras ideas sobre cómo gobernar, Jacinda Ardern se ha convertido en una de las mujeres con poder más influentes del mundo. Su reacción ante la crisis del coronavirus ha destacado por sus contundentes medidas de prevención (que han evitado miles de muertos) y sus dotes para la comunicación pública, muy alejada de los fríos modelos de gestión plagados de metáforas bélicas que escuchamos en Europa. Pero antes de la pandemia ya había tomado decisiones que la hicieron despuntar como la más innovadora de las presidentas globales: en 2019, reorientó el presupuesto nacional para enfocarlos al bienestar de la población y no al producto interior bruto (PIB). Un cambio de enfoque que busca la mayor felicidad posible entre los ciudadanos de Nueva Zelanda como acompañante ineludible al crecimiento.

Ahora, con la reconstrucción económica en el horizonte inmediato de la mayoría de los países, Jacinda Ardern ha sorprendido con una idea que podría solucionar varios problemas de un plumazo, al menos en su país, Nueva Zelanda. La mandataria ha propuesto rebajar la semana laboral de cinco días a cuatro, de forma que se alcancen los objetivos de conciliación que ya se marcan la mayoría de las empresas y, de paso, se fomente en turismo interno en el país, bastante tocado por la pandemia. En este sentido, en España estamos viviendo la misma inquietud: necesitaremos un enorme movimiento de turistas nacionales para superar este primer verano post coronavirus.

En un vídeo publicado en Facebook, Jacinda Ardern explica que la idea viene directamente de la experiencia de distintas empresas neozelandesas que ya aplican esta semana laboral de cuatro días y delos buzones de sugerencias ciudadanas, desde donde se ha insistido en que más días festivos estimularía el turismo y la industria del ocio. “Se lo he escuchado a muchas personas, pero debe ser algo que tienen que debatir empleados y empleadores”, apunta la primera ministra. “La COVID nos ha enseñado muchas cosas, entre ellas la flexibilidad laboral y el teletrabajo”, concluyó.

Fuente: Leer Artículo Completo