Joyas para adelgazar: ¿has escuchado hablar alguna vez de ellas?

No es una tendencia reciente, pero debido al crecimiento de nuevos espacios de venta digital han incrementado su presencia en Internet. El efecto Power Balance es alargado e incluso diez años después de que se demostrara que portarla no tenía ningún efecto beneficioso para la salud (y que incluso la empresa fuera condenada por estafa), se siguen vendiendo joyas que siguen sus milagrosos preceptos.

Ahora puedes encontrar, no solo pulseras, sino también pendientes y anillos (tanto para la mano como para los dedos del pie) en tiendas online como Amazon o Aliexpress incluso pasando por Groupon. Tienen un rango de precios muy variado, ¡e incluso los hay a juego para poder hacerte con un conjunto monísimo y adelgazador! (léase con ironía)

Aunque todos sabemos que la mejor (y más saludable) forma de adelgazar es controlando la dieta y haciendo ejercicio, estas joyas prometen tantas cosas que es casi imposible resistirse a – “la vía rápida”. Los beneficios que dicen tener son mejorar el flujo sanguíneo y aumentar la capacidad de transporte de oxígeno del mismo, ayudar a liberar el dolor de tus articulaciones y músculos, ayudar a conciliar el sueño y, por supuesto, ¿cómo no?, también a perder peso. Sorprende lo variado y extenso de “los poderes” de estos productos que deben ser, casi como el anillo de El Señor de las los Anillos, cuyo eslogan era “uno para controlarlos a todos”.

Power balance energy. Balance band bracelet.

Pero ninguno de esos beneficios ha podido ser comprobado científicamente. Según explica el biólogo y dietista-nutricionista Juan Revenga en su artículo sin tapujos “El joyero adelgazante de la madre de Norman Bates”, estos artículos utilizan palabras pseudocientíficas y basadas en terapias alternativas como la reflexología, el poder de los imanes, puntos de energía, acupresión o bio-magnetismo para intentar convencer al comprador de sus múltiples beneficios.

Utilizan estos términos para despistar al usuario que cree estar adquiriendo elementos basados en la ciencia. Pero todos estos productos carecen de estudios científicos que avalan sus beneficios y es imposible encontrar una fuente fiable, contrastada y oficial que los apoye. Así que recuerda que la máxima para comprar cualquier joya que queramos lucir será que nos guste y no que nos venda el cielo.

Fuente: Leer Artículo Completo