Rosalía se consagra como fenómeno global con su Premio Grammy 2020

Quizás era la guinda que le faltaba a su meteórica carrera para que los más reticences, por fin, le coloquen esa etiqueta, a modo de una muesca más en su palmarés, de fenómeno global. Rosalía llegaba ayer a la alfombra roja de los Premios Grammy 2020 (vestida de Alexander Wang) como nominada y se volvía (no sabemos si en un vuelo regular o en uno privado de esos que le hacen tener problemas en las redes sociales) como ganadora.

La catalana, que sigue imparable en su ascenso internacional, se impuso a Bud Bunny y de J Balvin en la categoría de mejor álbum de rock urbano o alternativo por ‘El mal querer’. Y allí, delante de todo el patio de butacas Staples Center de Los Ángeles, y poco después de que el mundo se enterase de la muerte de una de las grandes leyendas del baloncesto que deslumbraron en esa cancha, Kobe Bryant, ofreció un discurso mezclando castellano, inglés y catalán.

Fue escueta y directa. Tras pronunciar que era un “honor” para ella este reconocimiento, tuvo palabras para sus compañeros de nominación de quienes dijo: “Realmente os admiro. Es un honor haber estado en la misma categoría que vosotros”. Acto seguido, se acordaba de su familia “por tomar riesgos todo el rato” y lanzó sus “bendiciones” a la música latina.

Estuvo correcta en sus palabras y soberbia en lo que mejor hace: ofrecer su arte. No lo hizo sola. Se llevó a Triana Ramos, una bailaora que ha sido quien la ha ayudado a montar el espectáculo (tal y como se ha podido comprobar en las imágenes de ‘backstage’ de las redes de estos días). Además, contaba con Los Mellis como percusionistas y como voz de coros a Claudia ‘La Chispa’.

Un trabajo en equipo para reconocer el éxito individual en una noche en la que no fue la única española que salió victoriosa. Pero a Alejandro Sanz llevamos años viéndole recoger reconocimientos por su talento. No es un novato en unas lides que pueden abrirle las pocas puertas que aún tenga cerradas Rosalía.

Poco después de tener el premio en sus manos, y sin poder acertar a poner nada más que una especie de grito escrito al lado, mostraba a todos esos ‘followers’, que son los que han engrandecido su figura en tiempo récord, el galardón. La versión virtual de cuando los futbolistas ofrecen sus trofeos en estadios repletos.


Fuente: Leer Artículo Completo